OFICIO DIVINO Tiempo Ordinario  Semana XVIII Salterio II VIERNES DE LA SEMANA XVIII De la Feria. Salterio II 11 de Agosto SANTA CLARA, vírgen. 

OFICIO DIVINO

Tiempo Ordinario 

Semana XVIII

Salterio II

VIERNES DE LA SEMANA XVIII
De la Feria. Salterio II

11 de Agosto

SANTA CLARA, vírgen. (MEMORIA)

 

Nació en Asís el año 1193; imitó a su conciudadano Francisco, siguiéndolo por el camino de la pobreza, y fundó la Orden de las monjas llamadas Clarisas. Su vida fue de gran austeridad, pero rica en obras de caridad y de piedad. Murió el año 1253.

 

OREMOS HOY: POR LAS INTENSIONES DEL PAPA FRANCISCO,  Por la Paz de Venezuela

Por Su Cumpleaños A

INVITATORIO

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant El Señor es bueno, bendecid su nombre.

–Salmo 99–

Se recita la antífona que corresponda y la asamblea la repite.

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con aclamaciones.

Se repite la antífona

Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño.

Se repite la antífona

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos,
dándole gracias y bendiciendo su nombre:

Se repite la antífona

El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades.

Se repite la antífona

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la antífona

AntEl Señor es bueno, bendecid su nombre.

Himno: NADA POSEE CLARA.

Nada posee clara,
nada le pertenece;
como lirio del huerto
libre respira y crece.

Nada coge en su mano,
nada que aquí fenece;
pobre, en la cruz se abraza
con Cristo que padece.

Nada de lo que fluye
su párpado estremece;
Clara mira y escucha
al Verbo que acontece. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 Un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias, Señor.

– Salmo 50 –  CONFESIÓN DEL PECADOR ARREPENTIDO

Misericordia, Dios mío, por tu bondad;
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.

Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón, 
en el juicio brillará tu rectitud. 
Mira, que en la culpa nací, 
pecador me concibió mi madre.

Te gusta un corazón sincero, 
y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio; 
lávame quedaré más blanco que la nieve.

Hazme oír el gozo y la alegría, 
que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta de mi pecado tu vista, 
borra en mí toda culpa.

¡Oh Dios!, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme; 
no me arrojes lejos de tu rostro, 
no me quites tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación, 
afiánzame con espíritu generoso:
enseñaré a los malvados tus caminos, 
los pecadores volverán a ti.

Líbrame de la sangre, ¡oh Dios, 
Dios salvador mío!,
y cantará mi lengua tu justicia.
Señor, me abrirás los labios, 
y mi boca proclamará tu alabanza.

Los sacrificios no te satisfacen;
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
Mi sacrificio es un espíritu quebrantado: 
un corazón quebrantado y humillado 
tú no lo desprecias.

Señor, por tu bondad, favorece a Sión, 
reconstruye las murallas de Jerusalén:
entonces aceptarás los sacrificios rituales,
ofrendas y holocaustos, 
sobre tu altar se inmolarán novillos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 Un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias, Señor.

 

Ant. 2 En Tu juicio, Señor, acuérdate de la misericordia.

Cántico: JUICIO DE DIOS Ha. 3, 2-4. 13a. 15-19

¡Señor, he oído Tu fama, 
me ha impresionado Tu obra!
En medio de los años, realízala; 
en medio de los años manifiéstala;
en el terremoto acuérdate de la misericordia.

El Señor viene de Temán; 
el Santo, del monte Farán:
su resplandor eclipsa el cielo, 
la tierra se llena de su alabanza;
su brillo es como el día,
su mano destella velando su poder.

Sales a salvar a tu pueblo, 
a salvar a tu ungido;
pisas el mar con tus caballos, 
revolviendo las aguas del océano.

Lo escuché y temblaron mis entrañas, 
al oírlo se estremecieron mis labios;
me entró un escalofrío por los huesos,
vacilaban mis piernas al andar.
Tranquilo espero el día de la angustia 
que sobreviene al pueblo que nos oprime.

Aunque la higuera no echa yemas, 
las viñas no tienen frutos, 
aunque el olivo olvida su aceituna 
y los campos no dan cosechas, 
aunque se acaban las ovejas del redil 
y no quedan vacas en el establo, 
yo exultaré con el Señor, 
me gloriaré en Dios mi Salvador.

El Señor soberano es mi fuerza, 
él me da piernas de gacela
y me hace caminar por las alturas.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 En Tu juicio, Señor, acuérdate de la misericordia.

 

Ant. 3 Glorifica al Señor, Jerusalén +

 Salmo 147 –  RESTAURACIÓN DE JERUSALÉN.

Glorifica al Señor, Jerusalén; 
+ alaba a tu Dios Sión:
que ha reforzado los cerrojos de tus puertas
y ha bendecido a tus hijos dentro de Ti;
ha puesto paz en tus fronteras, 
té sacia con flor de harina.

Él envía su mensaje a la tierra, 
y su palabra corre veloz;
manda la nieve como lana, 
esparce la escarcha como ceniza;

hace caer el hielo como migajas 
y con el frío congela las aguas;
envía una orden y se derriten; 
sopla su aliento, y corren.

Anuncia su palabra a Jacob, 
sus decretos y mandatos a Israel;
con ninguna nación obró así, 
ni les dio a conocer sus mandatos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Glorifica al Señor, Jerusalén

LECTURA BREVE Ef 2,13-16

Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz. Él ha hecho de los dos pueblos, judíos y gentiles, una sola cosa, derribando con su cuerpo el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear en él un solo hombre nuevo. Reconcilió con Dios a los dos pueblos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la cruz, dando muerte en él al odio.

SEGUNDA LECTURA

De la Carta de santa Clara, virgen, a la santa Inés de Praga 
(Escritos de santa Clara, edición Ignacio Omaechevarría. Madrid 1970, pp. 339-341)

ATIENDE A LA POBREZA, LA HUMILDAD Y LA CARIDAD DE CRISTO.

Dichoso, en verdad, aquel a quien le es dado alimentarse en el sagrado banquete y unirse en lo íntimo de su corazón a aquel cuya belleza admiran sin cesar las multitudes celestiales, cuyo afecto produce afecto, cuya contemplación da nueva fuerza, cuya benignidad sacia, cuya suavidad llena el alma, cuyo recuerdo ilumina suavemente, cuya fragancia retornará los muertos a la vida y cuya visión gloriosa hará felices a los ciudadanos de la Jerusalén celestial: él es el brillo de la gloria eterna, un reflejo de la luz eterna, un espejo sin mancha, el espejo que debes mirar cada día, oh reina, esposa de Jesucristo, y observar en él reflejada tu faz, para que así te vistas y adornes por dentro y por fuera con toda la variedad de flores de las diversas virtudes, que son las que han de constituir tu vestido y tu adorno, como conviene a una hija y esposa castísima del Rey supremo. En este espejo brilla la dichosa pobreza, la santa humildad y la inefable caridad, como puedes observar si, con la gracia de Dios, vas recorriendo sus diversas partes.

Atiende al principio de este espejo, quiero decir a la pobreza de aquel que fue puesto en un pesebre y envuelto en pañales. ¡Oh admirable humildad, oh pasmosa pobreza! El Rey de los ángeles, el Señor del cielo y de la tierra es reclinado en un pesebre. En el medio del espejo considera la humildad, al menos la dichosa pobreza, los innumerables trabajos y penalidades que sufrió por la redención del género humano. Al final de este mismo espejo contempla la inefable caridad por la que quiso sufrir en la cruz y morir en ella con la clase de muerte más infamante. Este mismo espejo, clavado en la cruz, invitaba a los que pasaban a estas consideraciones, diciendo: ¡Oh vosotros, todos los que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor semejante a mi dolor! Respondamos nosotros, a sus clamores y gemidos, con una sola voz y un solo espíritu: Mi alma lo recuerda y se derrite de tristeza dentro de mi. De este modo, tu caridad arderá con una fuerza siempre renovada, oh reina del Rey celestial.

Contemplando además sus inefables delicias, sus riquezas y honores perpetuos, y suspirando por el intenso deseo de tu corazón, proclamarás: «Arrástrame tras de ti, y correremos atraídos por el aroma de tus perfumes, esposo celestial. Correré sin desfallecer, hasta que me introduzcas en la sala del festín, hasta que tu mano izquierda esté bajo mi cabeza y tu diestra me abrace felizmente y me beses con los besos deliciosos de tu boca.»
Contemplando estas cosas, dígnate acordarte de ésta tu insignificante madre, y sabe que yo tengo tu agradable recuerdo grabado de modo imborrable en mi corazón, ya que te amo más que nadie.

RESPONSORIO BREVE

V. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí.

R. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí.

V. Desde el cielo me enviará la salvación.

R.  El Dios que hace tanto por mí.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo
R. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto.

Cántico de Zacarías. EL MESÍAS Y SU PRECURSOR
Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos, 
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto.

PRECES.

Adoremos a Cristo, que se ofreció a Dios como sacrificio sin mancha para purificar nuestras conciencias de las obras muertas, y digámosle con fe:

En tu voluntad, Señor, encontramos nuestra paz.

Tú que nos has dado la luz del nuevo día,

 

concédenos también caminar durante sus horas por sendas de vida nueva.

 

Tú que todo lo has creado con tu poder y con tu providencia lo conservas,

ayúdanos a descubrirte presente en todas tus creaturas.

 

Tú que has sellado con tu sangre una alianza nueva y eterna,

haz que, obedeciendo siempre tus mandatos, permanezcamos fieles a esa alianza.

 

Tú que colgado en la cruz quisiste que de tu costado manara sangre y agua,

purifica con esta agua nuestros pecados y alegra con este manantial a la ciudad de Dios.

 

 

Se pueden añadir algunas [Intenciones] libres

Como Cristo nos enseñó, pidamos al Padre que perdone nuestros pecados, diciendo:

Padre nuestro ………….

ORACIÓN.

Señor, Dios nuestro, que concediste a santa Clara un gran amor por la pobreza evangélica, concédenos, por su intercesión, seguir a Cristo en la pobreza del espíritu y llegar a contemplarte en tu glorioso reino. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN.

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R, Amén.

Fuente: oficiodivino.com

 
 
 

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo

EWTN
http://bcove.me/oaj776mx

https://paper.li/BeatajuanadeA/1457402174

A través de Jesusv1579  ¡Únete grWowApp Logoatis a mí en WowApp para obtener ingresos, compartir y marca

Anuncios

Acerca de beatajuanadeaza

Somos laicos en diversas actividades pastorales, con el objetivo de seguir a Jesucristo al modo de Santo Domingo de Guzmán, Barinas - Venezuela
Esta entrada fue publicada en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Santo Dominicos, Santos del Día y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s