DECIMOCTAVA SEMANA SÁBADO  Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo  17, 14-20 Comentarios

DECIMOCTAVA SEMANA  SÁBADO

Año impar

Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón

Resultado de imagen para Lectura del libro del Deuteronomio     6, 4-13Lectura del libro del Deuteronomio     6, 4-13

Moisés habló al pueblo diciendo:
Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Graba en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Incúlcalas a tus hijos, y háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de viaje, al acostarte y al levantarte. Átalas a tu mano como un signo, y que estén como una marca sobre tu frente. Escríbelas en las puertas de tu casa y en sus postes.

Cuando el Señor, tu Dios, te introduzca en la tierra que él te dará, porque así lo juró a tus padres, a Abraham, a Isaac y a Jacob en ciudades grandes y prósperas que tú no levantaste; en casas colmadas de toda clase de bienes, que tú no acumulaste; en pozos que tú no cavaste; en viñedos y olivares que tú no plantaste y cuando comas hasta saciarte, ten cuidado de no olvidar al Señor que te hizo salir de Egipto, de un lugar de esclavitud.
Teme al Señor, tu Dios, sírvelo y jura por su Nombre.

Palabra de Dios.

SALMO     Sal 17, 2-3a. 3b-4. 47 y 51ab (R.: 2)

R. ¡Yo te amo, Señor, mi fuerza!

Yo te amo, Señor, mi fuerza,
Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador. R.

Eres mi Dios, el peñasco en que me refugio,
mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Invoqué al Señor, que es digno de alabanza
y quedé a salvo de mis enemigos. R.

¡Viva el Señor! ¡Bendita sea mi Roca!
¡Glorificado sea el Dios de mi salvación.
El concede grandes victorias a su rey
y trata con fidelidad a su Ungido. R.

ALELUYA     Cf. 2Tim 1, 10b

Aleluya.
Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte
e hizo brillar la vida, mediante la Buena Noticia.
Aleluya.

EVANGELIO

Si tuvierais fe, nada sería imposible para vosotros

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo     17, 14-20

Un hombre se acercó a Jesús y, cayendo de rodillas, le dijo: «Señor, ten piedad de mi hijo, que es epiléptico y está muy mal: frecuentemente cae en el fuego y también en el agua. Yo lo llevé a tus discípulos, pero no lo pudieron sanar.»
Jesús respondió: «¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganmelo aquí.» Jesús increpó al demonio, y este salió del niño, que desde aquel momento, quedó sano.
Los discípulos se acercaron entonces a Jesús y le preguntaron en privado: «¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?»
«Porque ustedes tienen poca fe, les dijo. Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: “Trasládate de aquí a allá”, y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes.»

Palabra del Señor.

Leer el comentario del Evangelio por Santo Tomás Moro (1478-1535), hombre de estado inglés, mártir  Diálogo de la fortaleza contra la tribulación

Creo, Señor, pero ayúdame a tener más fe!” (Mc 9,24)

      “Señor, auméntanos la fe!” (Lc 17,6) Meditemos las palabras de Cristo y digamos: si no permitiéramos a nuestra fe debilitarse o incluso enfriarse y perder su fuerza, poniendo nuestros pensamientos en cosas fútiles y vanas, dejaríamos de dar importancia a las cosas de este mundo, y recogeríamos nuestra fe en un rincón de nuestra alma.

La sembraríamos como el grano de mostaza en el jardín de nuestro corazón, después de haber arrancado toda la cizaña, y el grano germinaría. Con una firme confianza en la palabra de Dios trasladaremos montañas de aflicción, mientras que cuando nuestra fe es débil, no desplazaremos ni siquiera un puñado de arena. Para acabar esta conversación, os diré que como todo consuelo espiritual necesita como base la fe, y que nadie más que Dios nos la puede dar, no debemos dejar de pedirla.

LA GRACIA del Sábado 12 de Agosto de 2017

Santos del 12 de agosto

Resultado de imagen para Beato Inocencio XI, PapaBeato Inocencio XI, Papa

El Beato Inocencio XI fue el Papa número 240 de la Iglesia entre 1676 y 1689, y es considerado por algunos como el Pontífice más importante del siglo XVII.

Nació el 16 de mayo de 1611 en el norte de Italia, en Como. Realizó sus primeros estudios en la misma ciudad con los jesuitas, y después en la universidad La Sapienza de Roma y en la de Universidad de Nápoles, doctorándose en ésta última en derecho civil y derecho canónico (1639).

FUENTE:  evangeliodeldia.org

Para Leer las Publicaciones

 

 

 

Si deseas recibir diariamente un Mensaje Espiritual

contactarnos

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo  http://bcove.me/oaj776mxEWTN

Lea las Noticias en nuestro paper.li
Beata Juana de Aza
Fraternidad de Laicos Dominicos

https://paper.li/BeatajuanadeA/1457402174

Anuncios

Acerca de beatajuanadeaza

Somos laicos en diversas actividades pastorales, con el objetivo de seguir a Jesucristo al modo de Santo Domingo de Guzmán, Barinas - Venezuela
Esta entrada fue publicada en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Santo Dominicos, Santos del Día y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s