OFICIO DIVINO LAUDES Oración de la mañana Semana XXXII Tiempo Ordinario LUNES DE LA SEMANA XXXII De la Feria. Salterio IV 13 de noviembre

OFICIO DIVINO

LAUDES

Oración de la mañana

Semana XXXII Tiempo Ordinario

LUNES DE LA SEMANA XXXII

De la Feria. Salterio IV

13 de noviembre

Beatos Kamen Pavel, Josaphat Kamen Vitchev, Pavel Djidjov y Josaphat Chichkov En Sofía, ciudad de Bulgaria, beatos Kamen (Pedro) Vitchev, Pavel (Pablo, en el siglo José) Djidjov y Josaphat (en el siglo Roberto) Chichkov, presbíteros de la Congregación de los Agustininos de la Asunción, que bajo un régimen hostil a Dios, acusados falsamente y encarcelados por ser cristianos, merecieron recibir por su muerte el premio prometido a los discípulos de Cristo († 1952)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Señor abre mis labios
R. Y mi boca proclamará tu alabanza

INVITATORIO

Ant. Demos vítores al Señor, aclamándolo con cantos.

–Salmo 23–

Se recita la antífona que corresponda y la asamblea la repite.

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos.

Se repite la antífona

¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto sacro?

Se repite la antífona

El hombre de manos inocentes
y puro corazón,
que no confía en los ídolos
ni jura contra el prójimo en falso.
Ése recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.

Se repite la antífona

Éste es el grupo que busca al Señor,
que viene a tu presencia, Dios de Jacob.

Se repite la antífona

¡Portones!, alzad los dinteles,
levantaos, puertas antiguas:
va a entrar el Rey de la gloria.

Se repite la antífona

¿Quién es ese Rey de la gloria?
El Señor, héroe valeroso;
el Señor, héroe de la guerra.

Se repite la antífona

¡Portones!, alzad los dinteles,
levantaos, puertas antiguas:
va a entrar el Rey de la gloria.

Se repite la antífona

¿Quién es ese Rey de la gloria?
El Señor, Dios de los ejércitos.
Él es el Rey de la gloria.

Se repite la antífona

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la antífona

Ant. Demos vítores al Señor, aclamándolo con cantos.

Himno: SEÑOR, COMO QUISIERA.

Señor, cómo quisiera
en cada aurora aprisionar el día,
y ser tu primavera
en gracia y alegría,
y crecer en tu amor más todavía.

En cada madrugada
abrir mi pobre casa, abrir la puerta,
el alma enamorada,
el corazón alerta,
y contigo tu mano siempre abierta.

Ya despierta la vida
con su canción de ruidos inhumanos;
y tu amor me convida
a levantar mis manos
y a acariciarte en todos mis hermanos.

Hoy elevo mi canto
con toda la ternura de mi boca,
al que es tres veces santo,
a ti que eres mi Roca
y en quien mi vida toda desemboca. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Por la mañana, sácianos de tu misericordia, Señor.

Salmo 89 – BAJE A NOSOTROS LA BONDAD DEL SEÑOR

Señor, tú has sido nuestro refugio
de generación en generación.

Antes que naciesen los montes
o fuera engendrado el orbe de la tierra,
desde siempre y por siempre tú eres Dios.

Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: “retornad, hijos de Adán.”
Mil años en tu presencia
son un ayer, que pasó;
una vigilia nocturna.

Los siembras año por año,
como hierba que se renueva:
que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca.

¡Cómo nos ha consumido tu cólera
y nos ha trastornado tu indignación!
Pusiste nuestras culpas ante ti,
nuestros secretos ante la luz de tu mirada:
y todos nuestros días pasaron bajo tu cólera,
y nuestros años se acabaron como un suspiro.

Aunque uno viva setenta años,
y el más robusto hasta ochenta,
la mayor parte son fatiga inútil,
porque pasan aprisa y vuelan.

¿Quién conoce la vehemencia tu ira,
quién ha sentido el peso de tu cólera?
Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.

Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos;
por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

Danos alegría, por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas.
Que tus siervos vean tu acción,
y sus hijos tu gloria.

Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Por la mañana, sácianos de tu misericordia, Señor.

 

 

Ant 2. Llegue la alabanza del Señor hasta el confín de la tierra.


Cántico: CANTICO NUEVO AL DIOS VENCEDOR Y SALVADOR Is 42, 10-16

Cantad al Señor un cántico nuevo,
llegue su alabanza hasta el confín de la tierra;
muja el mar y lo que contiene, 
las islas y sus habitantes;

alégrese el desierto con sus tiendas,
los cercados que habita Cadar,
exulten los habitantes de Petra,
clamen desde la cumbre de las montañas;
den gloria al Señor,
anuncien su alabanza en las islas.

El Señor sale como un héroe,
excita su ardor como un guerrero,
lanza el alarido,
mostrándose valiente frente al enemigo.

Desde antiguo guardé silencio,
me callaba y aguantaba;
mas ahora grito como la mujer cuando da a luz,
jadeo y resuello.

Agostaré montes y collados,
secaré toda su hierba,
convertiré los ríos en yermo,
desecaré los estanques;
conduciré a los ciegos
por el camino que no conocen,
los guiaré por senderos que ignoran.
Ante ellos convertiré la tiniebla en luz,
lo escabroso en llano.”

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Llegue la alabanza del Señor hasta el confín de la tierra.

Ant 3. Alabad el nombre del Señor, los que estáis en la casa del Señor.

Salmo 134, 1-12 – HIMNO A DIOS POR SUS MARAVILLAS

Alabad el nombre del Señor,
alabadlo, siervos del Señor,
que estáis en la casa el Señor,
en los atrios de la casa de nuestro Dios.

Alabad al Señor porque es bueno,
tañed para su nombre, que es amable.
Porque él se escogió a Jacob,
a Israel en posesión suya.

Yo sé que el Señor es grande,
nuestro dueño más que todos los dioses.
El Señor todo lo que quiere lo hace:
en el cielo y en la tierra,
en los mares y en los océanos.

Hace subir las nubes desde el horizonte,
con los relámpagos desata la lluvia,
suelta a los vientos de sus silos.

Él hirió a los primogénitos de Egipto,
desde los hombres hasta los animales.
Envió signos y prodigios
–en medio de ti, Egipto–
contra el Faraón y sus ministros.

Hirió de muerte a pueblos numerosos,
mató a reyes poderosos:
a Sijón, rey de los amorreos;
a Hog, rey de Basán,
y a todos los reyes de Canaán.
Y dio su tierra en heredad,
en heredad a Israel, su pueblo.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Alabad el nombre del Señor, los que estáis en la casa del Señor.

LECTURA BREVE   Jdt 8, 21b-23

Recordad que Dios ha querido probarnos como a nuestros padres. Recordad lo que hizo con Abraham las pruebas por que hizo pasar a Isaac, lo que aconteció a Jacob. Como les puso a ellos en el crisol para sondear sus corazones, así el Señor nos hiere a nosotros , los que nos acercamos a él, no para castigarnos, sino para amonestarnos.

Resultado de imagen para De la Homilía de un autor del siglo segundoSEGUNDA LECTURA

De la Homilía de un autor del siglo segundo
(Cap. 3, 1-4, 5; 7, 1-6: Funk 1, 149-152)

CONFESEMOS A DIOS CON NUESTRAS OBRAS

Mirad cuán grande ha sido la misericordia del Señor para con nosotros: En primer lugar no ha permitido que quienes teníamos la vida sacrificáramos ni adoráramos a dioses muertos, sino que quiso que, por Cristo, llegáramos al conocimiento del Padre de la verdad. ¿Qué significa conocerlo a él sino el no apostatar de aquel por quien lo hemos conocido? El mismo Cristo afirma: A todo aquel que me reconozca ante los hombres lo reconoceré yo también ante mi Padre. Ésta será nuestra recompensa si confesamos a aquel que nos salvó. ¿Y cómo lo confesaremos? Haciendo lo que nos dice y no desobedeciendo nunca sus mandamientos; honrándolo no solamente con nuestros labios, sino también con todo nuestro corazón y con toda nuestra mente. Dice, en efecto, Isaías: Este pueblo me glorifica con los labios, mientras su corazón está lejos de mí.
No nos contentemos, pues, con llamarlo: «Señor», pues esto solo no nos salvará. Está escrito, en efecto: No todo el que me diga: «¡Señor, Señor!» se salvará, sino el que practique la justicia. Por tanto, hermanos, confesémoslo con nuestras obras, amándonos los unos a los otros. No seamos adúlteros, no nos calumniemos ni nos envidiemos mutuamente, antes al contrario, seamos castos, compasivos, buenos; debemos también compadecernos de las desgracias de nuestros hermanos y no buscar desmesuradamente el dinero. Mediante el ejercicio de estas obras confesaremos al Señor, en cambio no lo confesaremos si practicamos lo contrario a ellas. No es a los hombres a quienes debemos temer, sino a Dios. Por eso a los que se comportan mal les dijo el Señor: Aunque vosotros estuviereis reunidos conmigo, si no cumpliereis mis mandamientos, os rechazaré y os diré: «Apartaos de mí vosotros, nunca jamás os he conocido, obradores de maldad.»
Por esto, hermanos míos, luchemos, pues sabemos que el combate ya ha comenzado y que muchos son llamados a los combates corruptibles, pero no todos son coronados, sino que el premio se reserva a quienes se han esforzado en combatir debidamente. Combatamos nosotros de tal forma que merezcamos todos ser coronados. Corramos por el camino recto, el combate incorruptible, y naveguemos y combatamos en él para que podamos ser coronados; y si no pudiéramos todos ser coronados, procuremos acercarnos lo más posible a la corona. Recordemos, sin embargo, que si uno lucha en los combates corruptibles y es sorprendido infringiendo las leyes de la lucha, recibe azotes y es expulsado fuera del estadio.
¿Qué os parece? ¿Cuál será el castigo de quien infringe las leyes del combate incorruptible? De los que no guardan el sello, es decir, el compromiso de su bautismo, dice la Escritura: Su gusano no muere, su fuego no se apaga y serán el horror de todos.

RESPONSORIO BREVE

V. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos.
R. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos.

V. Cantadle un cántico nuevo.
R. Que merece la alabanza de los buenos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo.

Cántico de Zacarías. EL MESÍAS Y SU PRECURSOR      Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos, 
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo.

PRECES

Ya que Cristo escucha y salva a cuantos en él se refugian, acudamos a él diciendo:

Escúchanos, Señor.

Te damos gracias, Señor, por el gran amor con que nos amaste;

continúa mostrándote con nosotros rico en misericordia.

Tú que con el Padre sigues actuando siempre en el mundo,

renueva todas las cosas con la fuerza de tu Espíritu.

Abre nuestros ojos y los de nuestros hermanos

para que podamos contemplar hoy tus maravillas.

Ya que nos llamas hoy a tu servicio,

haz que seamos buenos administradores de tu multiforme gracia en favor de nuestros hermanos.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Acudamos a Dios Padre, tal como nos enseñó Jesucristo:

Padre nuestro…


ORACIÓN

Señor Dios, que encomendaste al hombre la guarda y el cultivo de la tierra, y creaste la luz del sol en su servicio, concédenos hoy que, con tu ayuda, trabajemos sin esfallecer para tu gloria y para el bien de nuestro prójimo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.


CONCLUSIÓN


V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. 
Amén.

Fuente: liturgiadelashoras.com

Para Leer las Publicaciones

Si deseas recibir diariamente un Mensaje Espiritual

contactarnos

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo  http://bcove.me/oaj776mxEWTN

Lea las Noticias en nuestro paper.li
Beata Juana de Aza
Fraternidad de Laicos Dominicos

https://paper.li/BeatajuanadeA/1457402174

Anuncios
Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, San Pío X, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado | Deja un comentario

Beatos Kamen, Pavel, Josaphat  Kamen Vitchev, Pavel Djidjov y Josaphat Chichkov 

 

Beatos Kamen, Pavel, Josaphat –Kamen Vitchev, -Pavel Djidjov y Josaphat Chichkov  Presbíteros y Mártires, 13 de noviembre 

Presbíteros y Mártires

Martirologio Romano: En Sofía, ciudad de Bulgaria, beatos Kamen (Pedro) Vitchev, Pavel (Pablo, en el siglo José) Djidjov y Josaphat (en el siglo Roberto) Chichkov, presbíteros de la Congregación de los Agustininos de la Asunción, que bajo un régimen hostil a Dios, acusados falsamente y encarcelados por ser cristianos, merecieron recibir por su muerte el premio prometido a los discípulos de Cristo († 1952)

Fecha de beatificación: 26 de mayo de 2002 por S.S. Juan Pablo II

El domingo 26 de mayo de 2002, en la ciudad búlgara de Plovdiv, el Papa Juan Pablo II beatificó a tres religiosos asuncionistas búlgaros, mártires asesinados por el entonces régimen comunista en noviembre de 1952.

Los beatos son los Agustinos de la Asunción Kamen Vitchev (1893-1952), Pavel Djidjov (1919-1952) y Josaphat Chichkov (1884-1952) -el primero de rito oriental y los dos segundos de rito latino-, que serán los primeros beatos de esta congregación, fuertemente comprometida, desde su fundación hace 150 años, en el acercamiento con el Oriente cristiano.

Fue la segunda vez, después de Ucrania en junio de 2001, que Juan Pablo II beatifique fuera de Roma a mártires del comunismo.

Testimonio heroico

Los tres religiosos fueron fusilados el 11 de noviembre de 1952 en la prisión central de Sofía, junto a Mons. Eugenio Bossilkov, obispo de Nicopoli, beatificado en 1998. Durante su larga prisión, los cuatro clérigos fueron torturados, tuvieron que soportar malos tratos y, a pesar de retractarse de las confesiones que habían hecho por la fuerza, los cuatro fueron condenados a muerte el 3 de octubre como “espías del Vaticano” y “lacayos del imperialismo” en un proceso dirigido por Moscú contra la Iglesia.

Sus cuerpos, enterrados en una fosa común, nunca fueron hallados.

El proceso contra 40 sacerdotes, religiosos y laicos católicos búlgaros, entre los que se encontraban Mons. Bossilkov y los tres asuncionistas, fue abierto el 29 de septiembre de 1952 ante la Corte Suprema de Bulgaria, en Sofía.

Los inculpados, presos y maltratados durante varios meses, fueron objeto de un “Acto de acusación contra la Organización Católica de complot y espionaje en Bulgaria”. Se los acusó de haber organizado y dirigido, desde el 9 de septiembre de 1944, una organización


n que tenía como finalidad invertir, minar y debilitar el poder democrático popular a través de un golpe de Estado, insurrección, motines, actos terroristas, crímenes e intervenciones armadas del extranjero”.

Además fueron declarados “miembros de una organización de espionaje y de complot en una serie de ciudades del país para preparar una guerra imperialista contra la URSS, Bulgaria y otros países de democracia popular”.

La sentencia, dictada el 3 de octubre de 1952, víspera del XIX Congreso del Partido Comunista Soviético en Moscú, declaraba a los tres religiosos culpables de haber organizado y dirigido en Bulgaria, desde el 9 de septiembre de 1944 hasta el verano de 1952, una organización clandestina, una agencia de servicios secretos del Papa y de los imperialistas”, y los condenaba “a muerte por fusilamiento con privación de sus derechos, confiscándoles todos sus bienes en beneficio del Estado”.

 

También conocido como Pedro Vitchev

  Nacido en una familia piadosa y ortodoxa de rito oriental, Peter fue educado en Strem (en la actual Austria ) y Adrianópolis (actual Edirne, Turquía). Se unió a la Congregación de la Asunción de 8 de septiembre de 1910 en Gemp, tomando el nombre de Kamen . Profesor en el Colegio de San Agustín en Plovdiv, Bulgaria en 1918 . Profesor en el pequeño seminario de Koum Kapou en Estambul, Turquía. Profesor de teología en Kadiköy, Turquía en 1920 . ordenadoen el rito oriental en 22 de de diciembre de 1921.

    Kamen estudió en Roma , Italia , y en Estrasburgo , Francia , y recibió su doctorado en teología en 1929 . Volvió a la Universidad de San Agustín en Plovidiv en 1930 donde se desempeñó como profesor , universidad rector , decano de estudios y profesora de filosofía . Era conocido como una figura de autoridad severo que espera mucho de sus estudiantes; respondieron, estándares académicos eran altas, y recibió un gran respeto. Junto con su trabajo, que escribió para varias revistas sobre asuntos relacionados con la ciencia y la religión, a menudo utilizando seudónimos.

    En 2 de agosto de 1948 los comunistas cerraron la universidad , y Padre Kamen fue nombrado superior del seminario de Plovdiv. Cuando los comunistas expulsados todos los extranjeros religiosa más tarde ese año, Kamen fue elegido como Vicario Provincial de los búlgaros asuncionistas . Detenido por el Gobierno el 4 de julio de 1952 para la lucha contra la ofensiva -estado de ser una cura. Fue acusado de dirigir una católica conspiración contra los comunistas , y fue martirizado..

 

Pavel Djidjov era el más joven de los tres (nacido en 1919). Buen atleta, hombre práctico, con estudios de Economía, se le confió la gestión financiera de la misión asuncionista de Bulgaria, pero volcó lo mejor de sus energías en la educación de la juventud. Durante sus años de profesor en la escuela asuncionista de Varna, en el Mar Negro, se hizo notar por su postura nada ambigua respecto del Partido en Bulgaria. Se hizo “culpable” de defender la libertad religiosa frente a un régimen totalitario; era muy querido de sus alumnos y firme en su lealtad hacia la Iglesia.

Josaphat Chichkov el de más edad de los tres (nacido en 1884), ha sido durante mucho tiempo profesor y educador de jóvenes aspirantes al sacerdocio. Era un hombre sencillo, especialmente eficaz con los alumnos que tenían dificultades; y un tecnófilo, que para su ministerio echaba mano de las herramientas “modernas” apenas se inventaban (máquinas de escribir de caracteres cirílicos, cámaras de cine y gramófonos). Acusado de espiar a favor del Vaticano y de las potencias occidentales, fue en realidad “culpable” de ser un buen educador y muy popular, y un pastor afectuoso.

Fuente: ACIprensa.com

 

 

Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , , , | Deja un comentario

OFICIO DIVINO LAUDES Oración de la mañana SEMANA XXXI Semana XXXI de Tiempo Ordinario SÁBADO DE LA SEMANA XXXI Del Común de pastores: para un santo obispo. Salterio IV. 11 de noviembre SAN MARTÍN DE TOURS, obispo.

 

OFICIO DIVINO

beata-juana-de-aza

LAUDES
Oración de la mañana

 SEMANA XXXI

Semana XXXI de Tiempo Ordinario

SÁBADO DE LA SEMANA XXXI
Del Común de pastores: para un santo obispo. Salterio IV.

11 de noviembre

SAN MARTÍN DE TOURS, obispo. (MEMORIA)SAN MARTÍN DE TOURS, obispo. (MEMORIA)

Nació en Panonia, hacia el año 316, de padres paganos. Habiendo recibido el bautismo y renunciado a la milicia, fundó un monasterio en Ligugé (Francia), donde practicó la vida monástica bajo la dirección de san Hilario. Más tarde fue ordenado sacerdote y elegido obispo de Tours. Fue un modelo de buen pastor y fundó otros monasterios, trabajó en la formación del clero y evangelizó a los pobres. Murió el año 397. 

OREMOS HOY: POR LAS INTENSIONES DEL PAPA FRANCISCO, Por Venezuela

Oremos Hoy Por la Cofradía del Rosario en la Parroquia Nuestra Señora el Carmen 

Por Su Cumpleaños A

INVOCACIÓN INICIAL

V. Señor abre mis labios
R. Y mi boca proclamará tu alabanza

INVITATORIO

Ant. Aclamemos al Señor, al recordar hoy a san Martín. 

–Salmo 94–

Se recita la antífona que corresponda y la asamblea la repite.

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Se repite la antífona

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Se repite la antífona

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

Se repite la antífona

Ojalá escuchéis hoy su voz:
No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto:
cuando vuestros padres me pusieron a prueba,
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras.”

Se repite la antífona

Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso.”

Se repite la antífona

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la antífona

Ant. Aclamemos al Señor, al recordar hoy a san Martín. 

Himno: CRISTO, CABEZA, REY DE LOS PASTORES.

Cristo, Cabeza, Rey de los pastores,
el pueblo entero, madrugando a fiesta,
canta a la gloria de tu sacerdote
himnos sagrados.

Con abundancia de sagrado crisma,
la unción profunda de tu Santo Espíritu
lo armó guerrero y lo nombró en la Iglesia
jefe del pueblo.

Él fue pastor y forma del rebaño,
luz para el ciego, báculo del pobre,
padre común, presencia providente,
todo de todos.

Tú que coronas sus merecimientos,
danos la gracia de imitar su vida
y al fin, sumisos a su magisterio,
danos tu gloria. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 Martín, sacerdote de Dios, el cielo, el reino de mi Padre, te ha sido abierto.

 Salmo 62, 2-9 – EL ALMA SEDIENTA DE DIOS–

¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansias de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarán jubilosos.

En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a las sombras de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti, 
y tu diestra me sostiene.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 Martín, sacerdote de Dios, el cielo, el reino de mi Padre, te ha sido abierto.

 

Ant. 2 Con los ojos y las manos continuamente levantados al cielo, no cejaba en la oración. Aleluya.

Cántico: TODA LA CREACIÓN ALABE AL SEÑOR Dn. 3,57-88. 56

Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Angeles del Señor, bendecid al Señor;
cielos, bendecid al Señor.

Aguas del espacio, bendecid al Señor;
ejércitos del Señor bendecid al Señor.

Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor.

Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor.

Rocíos y nevadas bendecid al Señor;
témpanos y hielos, bendecid al Señor.

Escarchas y nieve, bendecid al Señor;
noche y día, bendecid al Señor.

Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
rayos y nubes, bendecid al Señor.

Bendiga la tierra al Señor, 
ensálcelo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

Manantiales, bendecid al Señor; 
mares y ríos, bendecid al Señor.

Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
aves del cielo, bendecid al Señor.

Fieras y ganados, bendecid al Señor, 
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Hijos de los hombres, bendecid al Señor; 
bendiga Israel al Señor.

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
siervos del Señor, bendecid al Señor.

Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;
santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.

Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Bendito el Señor en la bóveda del cielo, 
alabado y glorioso y ensalzadlo, por los siglos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Con los ojos y las manos continuamente levantados al cielo, no cejaba en la oración. Aleluya.

 

Ant. 3 Martín, lleno de alegría, fue recibido en el seno de Abraham; Martín pobre y humilde entró en el cielo, cargado de riquezas. Aleluya.

Salmo 149– ALEGRÍA DE LOS SANTOS

Cantad al Señor un cántico nuevo, 
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su creador, 
los hijos de Sión por su Rey.

Alabad su nombre con danzas, 
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo 
y adorna con la victoria a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria 
y canten jubilosos en filas: 
con vítores a Dios en la boca 
y espadas de dos filos en las manos:

para tomar venganza de los pueblos 
y aplicar el castigo a las naciones, 
sujetando a los reyes con argollas, 
a los nobles con esposas de hierro.

Ejecutar la sentencia dictada 
es un honor para todos sus fieles.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Martín, lleno de alegría, fue recibido en el seno de Abraham; Martín pobre y humilde entró en el cielo, cargado de riquezas. Aleluya.

LECTURA BREVE   Hb 13, 7-8

Acordaos de aquellos superiores vuestros que os expusieron la palabra de Dios: reflexionando sobre el desenlance de su vida, imitad su fe, Jesucristo es el mismo hoy que ayer, y para siempre.

 

De las Cartas de Sulpicio SeveroSEGUNDA LECTURA

De las Cartas de Sulpicio Severo
(Carta 3, 6. 9-10, 11. 14-17, 21: SC 133, 336-344)

 

MARTÍN, POBRE Y HUMILDE

Martín conoció con mucha antelación su muerte y anunció a sus hermanos la proximidad de la disolución de su cuerpo. Entretanto, por una determinada circunstancia, tuvo que visitar la diócesis de Candes. Existía en aquella Iglesia una desavenencia entre los clérigos, y, deseando él poner paz entre ellos, aunque sabía que se acercaba su fin, no dudó en ponerse en camino, movido por este deseo, pensando que si lograba pacificar la Iglesia sería éste un buen colofón a su vida.

Permaneció por un tiempo en aquella población o comunidad, donde había establecido su morada. Una vez restablecida la paz entre los clérigos, cuando ya pensaba regresar a su monasterio, de repente empezaron a faltarle las fuerzas; llamó entonces a los hermanos y les indicó que se acercaba el momento de su muerte. Ellos, todos a una, empezaron a entristecerse y a decirle entre lágrimas:

«¿Por qué nos dejas, padre? ¿A quién nos encomiendas en nuestra desolación? Invadirán tu grey lobos rapaces; ¿quién nos defenderá de sus mordeduras, si nos falta el pastor?Sabemos que deseas estar con Cristo, pero una dilación no hará que se pierda ni disminuya tu premio; compadécete más bien de nosotros, a quienes dejas».

Entonces él, conmovido por este llanto, lleno como estaba siempre de entrañas de misericordia en el Señor, se cuenta que lloró también; y, vuelto al Señor, dijo tan sólo estas palabras en respuesta al llanto de sus hermanos:

«Señor, si aún soy necesario a tu pueblo, no rehuyo el trabajo; hágase tu voluntad».
¡Oh varón digno de toda alabanza, nunca derrotado por las fatigas ni vencido por la tumba, igualmente dispuesto a lo uno y a lo otro, que no tembló ante la muerte ni rechazó la vida! Con los ojos y las manos continuamente levantados al cielo, no cejaba en la oración; y como los presbíteros, que por entonces habían acudido a él, le rogasen que aliviara un poco su cuerpo cambiando de posición, les dijo:

«Dejad, hermanos, dejad que mire al cielo y no a la tierra, y que mi espíritu, a punto ya de emprender su camino, se dirija al Señor».

Dicho esto, vio al demonio cerca de él, y le dijo:

«¿Por que estás aquí, bestia feroz? Nada hallarás en mí, malvado; el seno de Abrahán está a punto de acogerme».Con estas palabras entregó su espíritu al cielo. Martín, lleno de alegría, fue recibido en el seno de Abrahán; Martín, pobre y humilde, entró en el cielo, cargado de riquezas.

RESPONSORIO BREVE

V. Sobre tus murallas, Jerusalén, he colocado centinelas.
R. Sobre tus murallas, Jerusalén, he colocado centinelas.

V. Ni de día ni de noche dejarán de anunciar el nombre del Señor.
R. He colocado centinelas.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Sobre tus murallas, Jerusalén, he colocado centinelas.

CÁNTICO EVANGÉLICO


Ant. ¡Oh varón dichoso, cuya alma posee ya el paraíso! Por ello se alegran los ángeles, se regocijan los arcángeles; y el coro de los santos y la multitud de las vírgenes lo aclaman, diciendo: «Quédate con nosotros para siempre.»

Cántico de Zacarías. EL MESÍAS Y SU PRECURSOR Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos, 
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.


Ant. ¡Oh varón dichoso, cuya alma posee ya el paraíso! Por ello se alegran los ángeles, se regocijan los arcángeles; y el coro de los santos y la multitud de las vírgenes lo aclaman, diciendo: «Quédate con nosotros para siempre

PRECES.

Demos gracias a Cristo, el buen pastor que entregó la vida por sus ovejas, y supliquémosle diciendo:

Apacienta a tu pueblo, Señor.

 

Señor Jesucristo, tú que en los santos pastores nos haz revelado tu misericordia y tu amor,

haz que por ellos, continue llegando a nosostros tu acción misericordiosa.

 

Señor Jesucristo, tú que a través de los santos pastores sigues siendo el único pastor de tu pueblo,

no dejes de guiarnos siempre por medio de ellos.

 

Señor Jesucristo, tú que por medio de los santos pastores eres el médico de los cuerpos y de las almas,

haz que nunca falten a tu Iglesia los ministros que nos guíen por las sendas de una vida santa.

 

Señor Jesucristo, tú que has adoctrinado a la Iglesiacon la prudencia y el amor de los santos,

haz que, guiados por nuestros pastores, progresemos en la santidad.

 

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Oremos confiadamente al Padre, como Cristo nos enseñó:

Padre nuestro ………….

ORACIÓN.

Renueva, Señor, en nosotros las maravillas de tu gracia, para que, al celebrar hoy la memoria de san Martín, obispo, que te glorificó, tanto con su vida como con su muerte, nos sintamos de tal modo fortalecidos, que ni la vida ni la muerte puedan separarnos de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSIÓN.

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R, Amén.

Fuente: oficiodivino.com

san-martin-de-tours2

 

Para Leer las Publicaciones

 Santo del día 11 de Noviembre: San Martín, obispo de Tours – Vidas Ejemplares

 

Si deseas recibir diariamente un Mensaje Espiritual

contactarnos

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo  http://bcove.me/oaj776mxEWTN

Lea las Noticias en nuestro paper.li
Beata Juana de Aza
Fraternidad de Laicos Dominicos

https://paper.li/BeatajuanadeA/1457402174

Publicado en laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , | Deja un comentario

Santo del día 11 de Noviembre: San Martín, obispo de Tours – Vidas Ejemplares

San Martín, obispo de Tours

Introducción

 

El culto a los santos comenzó durante las persecuciones del imperio romano hacia los cristianos. En efecto, fueron los mártires los primeros en ser venerados como ejemplos y a quienes también se invocaba para obtener su protección. Cada año, en el aniversario de su sacrificio, el día llamado “dies natalis”, se reunía la comunidad cristiana para celebrar el Santo Sacrificio sobre su sepultura. Casi simultáneamente, aunque con más posteridad, se veneró a los santos ermitaños y anacoretas, que huyendo de esa violencia persecutoria, se adentraban al desierto y la soledad para dedicarse a la oración, la penitencia y la meditación. Casi terminados los periodos de persecución, se elevó como signo de santidad entre los fieles la figura de los santos pastores, es decir, los obispos, quienes conforme a la etimología de esta palabra “episcopoi”, (el que vigila) fueron el vigía atento para que en la comunidad se viviera correctamente la ortodoxia y la ortopraxis. Desde hacía tiempo, el obispo y mártir ya era un binomio inseparable y figura referida; así lo vemos por ejemplo en los casos de San Ireneo de Lyon, San Ignacio de Antioquía, San Policarpo de Esmirna, San Apolinar de Rávena, etc.

Cuando la Iglesia tuvo libertad de culto, el obispo concretó en su persona la autoridad civil y religiosa, de ahí que fuera como un gobernante, de estilo monárquico, que tenía que ver por una parte las actividades catequéticas, litúrgicas y clericales, y por otra, la atención al derecho civil, el cuidado del orden social y económico de los fieles bajo su autoridad. Muchos de estos obispos fueron más padres que gobernantes y se valieron de su autoridad para servir. Otros, por el contrario, se comportaron como autoridades civiles que aglutinando el poder, terminaron por corromperse.

Entre los primeros encontramos ahora a San Martín, obispo de Tours; su obra y mensaje caló hondamente en el pueblo creyente, quien desde su muerte lo veneró con piedad filial. Es muy probable que este santo obispo haya sido el primero en ser venerado, no ya como mártir pero si por una vida de santidad admirable. Baste trascribir aquí una parte del oficio divino compuesto en su honor, y que todavía en nuestro tiempo conserva partes propias:

“¡Oh bienaventurado pontífice que amaste con todo tu corazón a Cristo Rey y no temiste los poderes de este mundo!

¡Oh alma santísima, que sin haber sido separada de tu cuerpo por la espada del perseguidor, has merecido, sin embargo, la palma del martirio!

Como se desprende de lo anterior, San Martín es comparado como un mártir, es decir, el testigo de Cristo que con sus obras manifiesta su fe. Desde este punto comienza la vida de un santo, ser como Cristo, actual, pensar, vivir, amar y entregarse como Él; este es el proceso para llegar a la veneración de los altares.

San Martín caballero

Pero antes de pasar a conocer la biografía de este santo es necesario evocar antes un apelativo que le ha dado la verdadera fama a nuestro Martín. Realmente son pocas las personas que conocen e identifican a Martín de Tours con Martín Caballero. Es este último papel el que lo hace identificar y por lo que le viene la fama y el cariño. La iconografía ha sido vasta para representar un episodio de su vida que ha inspirado verdaderas obras de arte.

La historia refiere que Martín era un joven de 18 años y catecúmeno cuando era militar al servicio del Imperio Romano. En una ocasión venía el gallardo soldado montado sobre su corcel cuando a la entrada de Amiens, a la vera del camino, un hombre pobre le pidió una caridad. Probablemente no llevaría monedas encima, pero su generosidad le hizo empuñar la espada y con ella dividir su amplia capa para compartirla con el miserable hombre. Esa noche Martín soñó que estaba ante la corte celestial y Dios presumía ante sus ángeles la capa dividida: “Miren lo que me ha dado Martín”. La pobreza y necesidad, a veces rayana en la miseria, hicieron que Martín fuera dadivoso y por ello, amado y conocido por este episodio. Sin embargo, al final de sus días, Martín continuaba siendo igual o más generoso. Otro episodio de igual talante se recuerda: el obispo Martín se dispone a celebrar la Santa Misa muy de madrugada, era pleno invierno y un hombre semidesnudo se le acercó llorando para pedirle ropa y no teniendo nada más que darle, le cedió su túnica. El archidiácono se acercó entonces para avisarle que ya era hora de celebrar la misa, pero él le replicó que no celebraría hasta que el hombre pobre tuviera que vestir. En efecto, Martín era ese hombre pobre. El archidiácono fue entonces a buscar la túnica donde la hallara y la compró de la más baja calidad y malhumorado y se la entregó al Santo Obispo que pudo finalmente vestir algo debajo de las vestiduras litúrgicas. El hombre le entregó la ropa diciéndole: “Aquí está el vestido, pero el pobre ya no está”. Martín lo hizo salir, se vistió y celebró la Eucaristía.

Son muchas las obras de arte que representan a Martín como el caballero generoso más que como obispo entregado, pero su desprendimiento es el mismo. Esta compasión es la que despertó tanta simpatía y que lo hace invocar por tantas almas necesitadas, aunque es conveniente referir aquí como esta devoción no se ha visto libre de contaminaciones supersticiosas, como el hecho de poner cerca de su imagen una herradura para su caballo y atraer la buena suerte, así como arrimarle macetas de albahaca para atraer su protección.

Martín de Tours, Martín de Panonia

Martín es uno de los Santos más populares y su biografía se debe a San Sulpicio Severo, discípulo suyo. La razón que lo lleva a escribir su vida es la profunda admiración que siente por su maestro: muchos hombres con glorias del mundo son recordados y honrados, ¿Por qué no Martín, que de manera santa ha logrado ganar lo que es valioso a los ojos de Dios? Además de esta fuente, existen otras cartas donde el mismo autor da referencias sobre su biografiado. Llama la atención que casi no refiere fechas y en algunos puntos se indica la edad del Santo, lográndose por ello, determinar ciertos tiempos determinados en su vida. San Gregorio de Tours, obispo de la misma ciudad dos siglos después, por testimonio suyo hará a conocer otras fechas.

Así pues, Martín nació en Panonia (Zombathely), hoy Hungría, posiblemente hacia el año 317, hijo de una familia de buena posición social cuyos padres eran paganos. La educación la recibió en Pavía. Como su padre, sirvió en el ejército desde los 15 hasta los 20 años, aunque posiblemente su permanencia como militar sea hasta el año 356. La razón de esta circunstancia se debe a que entonces las leyes canónicas no eran muy favorables al ingreso a la vida clerical de los antiguos militares, ya que la vida castrense parecía estar en contradicción con la costumbre cristiana. Además el pasado militar lo desprestigiaba y daba pie a críticas de sus adversarios, por ello, Sulpicio Severo trata de hacer pasar como breve este periodo. Lo que si es cierto es que el hombre se negó a participar en un combate que le habría dado un gran rango y fuertes ingresos.

El emperador Juliano el Apostata lo seleccionó para una batalla pero él se enfrentó: “Hasta hoy he estado a tu servicio, permíteme a partir de ahora estar al servicio de Dios; que acepte tu “donativum” quien tenga intención de combatir, yo soy soldado de Cristo y no tengo derecho a combatir”. El emperador lo tachó de cobarde y le espetó que por miedo y no por su fe era que declinaba luchar, pero Martín le dijo que en nombre de Cristo lo pusiera sin ninguna protección de arma o defensa sino con la Cruz para atravesar así las líneas enemigas. Cuando iba a realizar ese reto, el enemigo se rindió y negocio su paz. Martín dio con esto ejemplo de defender su conciencia a tantos que no quieren cumplir la ley en nombre de su religión.

Un cristiano que se hace monje y un monje elegido obispo

Desde su juventud primera, Martín tenía el deseo de ser monje y no fue hasta cuando abandonó el ejército que recibiera el Bautismo. En esos días oyó hablar sobre San Hilario de Poitiers y se marchó a Francia atraído por su noble figura. Entonces se unió al grupo de sus discípulos y por sus cualidades fue propuesto al diaconado, cosa que rechazó por humildad, aunque aceptó ser ordenado exorcista. En el año 356, el Santo Doctor (Hilario) fue exiliado a Oriente durante las luchas arrianas y su discípulo aprovechó esta coyuntura para visitar su tierra natal, logrando allí la conversión de su madre; un poco después visita Milán donde  hace la experiencia de vivir en un cenobio. Cuando le llega la noticia de que su maestro ha vuelto a Poitiers, vuela inmediatamente a su lado. Entonces el santo obispo pudo ordenarlo primero como diácono y luego como sacerdote. Se ha dicho que Martín fue “soldado a la fuerza, obispo por obligación y monje por gusto”. En Ligugé, orientado por San Hilario, fundó un monasterio, con lo que realizó un acariciado deseo; sin embargo, este periodo iba a ser breve, porque la sede de Tours estaba vacante y gracias a su fama por la ejemplaridad de vida, se le hizo ir a la ciudad con el pretexto de que aliviara a un enfermo (ya tenía fama de taumaturgo) y el 4 de julio del año 370 fue consagrado obispo. Su elección fue realizada por aclamación popular y con la oposición de algunos obispos que fueron invitados a consagrarle. Una de las primeras actividades episcopales que realizó fue fundar el monasterio de Marmoutier que sería un auténtico semillero de obispos de Las Galias.

Episcopado

No por ser obispo dejó de vivir como monje, por ello trabajó tanto como se dedicó a orar. Se preocupó por la formación del clero y la evangelización de las zonas rurales. Combatió la idolatría y cuando los campesinos se opusieron hostilmente a que destruyera sus santuarios paganos, él les desviaba con palabras que iluminaban sus almas y les convertían a la fe, destruyendo luego ellos mismos sus templos. Fue tal vez su intensa vida de oración la que le hizo ser un gran misionero, pues fueron muchas las regiones a las que se dedicó a llevar el Evangelio.

Martín fue un pastor que se hizo todo para todos según lo que decía San Pablo, para poder acercarlos a Cristo. Siempre fue solidario con su pueblo, llorando con los que lloraban, pero ágil siempre en la piedad y misericordia para llevar su caridad a todos los que acudían a él. Curaba a los enfermos y expulsaba a los demonios y nunca fue servil al poder imperial; en efecto, mientras muchos obispos ensalzaban al emperador Máximo y se doblegaban ante él, Martín era el único que alzaba la voz intercediendo por los pobres, pidiendo que se diera una solución a sus necesidades. En una ocasión se sentó a la mesa con Máximo y se negó a pasarle la copa en señal de respeto y honor, pues consideraba que comprometía su libertad y por eso la pasó a un sacerdote, en señal de veneración de su dignidad.

Ante este mismo emperador sucederá un episodio que le amargó por mucho tiempo la existencia. Intercedió ante el mismo para que no se vertiera la sangre del obispo heterodoxo Prisciliano y de algunos de sus seguidores, como pretendían algunos obispos. Fue hasta Tréveris para interceder por estos que se señalaban como herejes, arriesgándose a sí mismo a ser considerado como hereje también. Él entendía que no es con la violencia como se puede combatir el mal. El emperador lo recibió amablemente y le concedió lo que pedía, pero tuvo que pagar muy caro este gesto: comulgar con los obispos que perseguían al heresiarca cuando se consagró al nuevo obispo de Tréveris. Este gesto le dolió mucho, pues el compromiso con los obispos indignos le recordó como a éstos los había despreciado San Ambrosio y que también la Sede de Roma los había amonestado. Solo su caridad pudo salvar momentáneamente a los acusados, pues Máximo, faltando a su compromiso, terminó por decidir la ejecución poco tiempo después.

Fuente: preguntasantoral.es

Santo del día 11 de Noviembre: San Martín de Tours (+397)

 

San Martín de Tours, 11 de Noviembre, Vidas Ejemplares

 

San Martín de Tours

 

 

Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , | Deja un comentario

OFICIO DIVINO  LAUDES Oración de la mañana VIERNES DE LA SEMANA XXXI SAN LEÓN MAGNO, papa y doctor de la Iglesia. Memoria 10 de noviembre

OFICIO DIVINO

 LAUDES
Oración de la mañana

beata-juana-de-azaVIERNES DE LA SEMANA XXXI

SAN LEÓN MAGNO,
papa y doctor de la Iglesia.
Memoria

10 de noviembre

SAN LEÓN MAGNO, papa y doctor de la Iglesia.

Nació en la región de Toscana, y el año 440 fue elevado a la cátedra de Pedro, ejerciendo su cargo como un verdadero pastor y padre de las almas. Trabajó intensamente por la integridad de la fe, defendió con ardor la unidad de la Iglesia, hizo lo posible por evitar o mitigar las incursiones de los bárbaros, obras que le valieron con toda justicia el apelativo de Magno. Murió el año 461.

OREMOS HOY: POR LAS INTENSIONES DEL PAPA FRANCISCO, Por Venezuela

Oremos Hoy Por la Cofradía del Rosario en la Parroquia Nuestra Señora el Carmen

Por Su Cumpleaños A

INVITATORIO

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant Dad gracias al Señor, porque es eterna su misericordia.

Salmo 94

Se recita la antífona que corresponda y la asamblea la repite.

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Se repite la antífona

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Se repite la antífona

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

Se repite la antífona

Ojalá escuchéis hoy su voz:
No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto:
cuando vuestros padres me pusieron a prueba,
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras.

Se repite la antífona

Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso.

Se repite la antífona

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la antífona

Ant Dad gracias al Señor, porque es eterna su misericordia.

Himno: CRISTO, CABEZA, REY DE LOS PASTORES.

Creador sempiterno de las cosas,
que gobiernas las noches y los días,
y, alternando la luz y las tinieblas,
alivias el cansancio de la vida.

Pon tus ojos, Señor, en quien vacila,
que a todos corrija tu mirada:
con ella sostendrás a quien tropieza
y harás que pague su delito en lágrimas.

Alumbra con tu luz nuestros sentidos,
desvanece el sopor de nuestras mentes,
y sé el primero a quien, agradecidas,
se eleven nuestras voces cuando suenen.

Glorificado sea el Padre eterno,
así como su Hijo Jesucristo,
y así como el Espíritu Paráclito,
ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 Contra ti, contra ti solo pequé, Señor, ten misericordia de mí.

– Salmo 50 – CONFESIÓN DEL PECADOR ARREPENTIDO

Misericordia, Dios mío por tu bondad;
por tu inmensa compasión borra mi culpa; 
lava del todo mi delito, 
limpia mi pecado.

Pues yo reconozco mi culpa, 
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti solo pequé, 
cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón, 
en el juicio brillará tu rectitud.
Mira, que en la culpa nací, 
pecador me concibió mi madre.

Te gusta un corazón sincero, 
y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame : quedaré más blanco que la nieve.

Hazme oír el gozo y la alegría, 
que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa.

¡Oh Dios!, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro, 
no me quites tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación, 
afiánzame con espíritu generoso: 
enseñaré a los malvados tus caminos, 
los pecadores volverán a ti.

Líbrame de la sangre ¡oh Dios, 
Dios, Salvador mío!,
y cantará mi lengua tu justicia.
Señor, me abrirás los labios, 
y mi boca proclamará tu alabanza.

Los sacrificios no te satisfacen;
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
Mi sacrificio es un espíritu quebrantado:
un corazón quebrantado y humillado 
tú no lo desprecias.

Señor, por tu bondad, favorece a Sión 
reconstruye las murallas de Jerusalén:
entonces aceptarás los sacrificios rituales, 
ofrendas y holocaustos, 
sobre tu altar se inmolarán novillos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 Contra ti, contra ti solo pequé, Señor, ten misericordia de mí.

Ant. 2 Reconocemos, Señor, nuestra impiedad; hemos pecado contra ti.

Cántico : LAMENTACIÓN DEL PUEBLO EN TIEMPO DE HAMBRE Y DE GUERRA  Jr 14, 17-21

Mis ojos se deshacen en lágrimas, 
día y noche no cesan:
por la terrible desgracia de la doncella de mi pueblo,
una herida de fuertes dolores.

Salgo al campo: muertos a espada;
entro en la ciudad, desfallecidos de hambre; 
tanto el profeta como el sacerdote 
vagan sin sentido por el país.

¿Por qué has rechazado del todo a Judá? 
¿tiene asco tu garganta de Sión? 
¿Por que nos has herido sin remedio? 
Se espera la paz, y no hay bienestar,
al tiempo de la cura sucede la turbación.

Señor, reconocemos nuestra impiedad,
la culpa de nuestros padres, 
porque pecamos contra ti.

No nos rechaces, por tu nombre, 
no desprestigies tu trono glorioso;
recuerda y no rompas tu alianza con nosotros.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Reconocemos, Señor, nuestra impiedad;hemos pecado contra ti.

 

Mis ojos se deshacen en lágrimas, 
día y noche no cesan:
por la terrible desgracia de la doncella de mi pueblo,
una herida de fuertes dolores.

Salgo al campo: muertos a espada;
entro en la ciudad, desfallecidos de hambre; 
tanto el profeta como el sacerdote 
vagan sin sentido por el país.

¿Por qué has rechazado del todo a Judá? 
¿tiene asco tu garganta de Sión? 
¿Por que nos has herido sin remedio? 
Se espera la paz, y no hay bienestar,
al tiempo de la cura sucede la turbación.

Señor, reconocemos nuestra impiedad,
la culpa de nuestros padres, 
porque pecamos contra ti.

No nos rechaces, por tu nombre, 
no desprestigies tu trono glorioso;
recuerda y no rompas tu alianza con nosotros.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 El Señor es Dios y nosotros somos su pueblo y oveja de su rebaño

Salmo 99 –  ALEGRÍA DE LOS QUE ENTRAN EN EL TEMPLO.

Aclama al Señor, tierra entera, 
servid al Señor con alegría, 
entrad en su presencia con aclamaciones.

Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño.

Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos, 
dándole gracias y bendiciendo su nombre:

El Señor es bueno. 
Su misericordia es eterna, 
su fidelidad por todas las edades.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Ant. 3 El Señor es Dios y nosotros somos su pueblo y oveja de su rebaño

 

 

LECTURA BREVE   2Co 12, 9b-10

Muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

SEGUNDA LECTURA

De los Sermones de san León Magno, papa
(Sermón 4, 1-2: PL 54, 148-149)

 EL ESPECIAL SERVICIO DE NUESTRO MINISTERIO

Aunque toda la Iglesia está organizada en distintos grados, de manera que la integridad del sagrado cuerpo consta de una diversidad de miembros, sin embargo, como dice el Apóstol, todos somos uno en Cristo Jesús; y esta diversidad de funciones no es en modo alguno causa de división entre los miembros, ya que todos, por humilde que sea su función, están unidos a la cabeza. En efecto, nuestra unidad de fe y de bautismo hace de todos nosotros una sociedad indiscriminada, en la que todos gozan de la misma dignidad, según aquellas palabras de san Pedro, tan dignas de consideración: También Vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción del templo del Espíritu, formando un sacerdocio sagrado, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por Jesucristo; y más adelante: Vosotros sois linaje escogido, sacerdocio regio, nación santa, pueblo adquirido por Dios.

La señal de la cruz hace reyes a todos los regenerados en Cristo, y la unción del Espíritu Santo los consagra sacerdotes; y así, además de este especial servicio de nuestro ministerio, todos los cristianos espirituales y perfectos deben saber que son partícipes del linaje regio y del oficio sacerdotal. ¿Qué hay más regio que un espíritu que, sometido a Dios, rige su propio cuerpo? ¿Y qué hay más sacerdotal que ofrecer a Dios una conciencia pura y las inmaculadas víctimas de nuestra piedad en el altar del corazón? Aunque esto, por gracia de Dios, es común a todos, sin embargo, es también digno y laudable que os alegréis del día de nuestra promoción como de un honor que os atañe también a vosotros; para que sea celebrado así en todo el cuerpo de la Iglesia el único sacramento del pontificado, cuya unción consecratoria se derrama ciertamente con más profusión en la parte superior, pero desciende también con abundancia a las partes inferiores.

Así pues, amadísimos hermanos, aunque todos tenemos razón para gozarnos de nuestra común participación en este oficio, nuestro motivo de alegría será más auténtico y elevado si no detenéis vuestra atención en nuestra humilde persona, ya que es mucho más provechoso y adecuado elevar nuestra mente a la contemplación de la gloria del bienaventurado Pedro y celebrar este día solemne con la veneración de aquel que fue inundado tan copiosamente por la misma fuente de todos los carismas, de modo que, habiendo sido el único que recibió en su persona tanta abundancia de dones, nada pasa a los demás si no es a través de él.  Así, el Verbo hecho carne habitaba ya entre nosotros, y Cristo se había entregado totalmente a la salvación del género humano.

RESPONSORIO BREVE

V. En la mañana hazme escuchar tu gracia.
R. 
En la mañana hazme escuchar tu gracia.

V. Indícame el camino que he de seguir.
R. Hazme escuchar tu gracia.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. En la mañana hazme escuchar tu gracia.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. San Pedro, manteniéndose en la firmeza de piedra que recibió, no suelta el timón de la Iglesia..

Cántico de Zacarías. EL MESÍAS Y SU PRECURSOR Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos, 
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. San Pedro, manteniéndose en la firmeza de piedra que recibió, no suelta el timón de la Iglesia..

PRECES.

Invoquemos a Cristo, que nació, murió y resucitó por su pueblo, diciendo:

 

Salva, Señor, al pueblo que redimiste con tu sangre.

 

Te bendecimos, Señor, a ti que por nosotros aceptaste el suplicio de la cruz:

 

mira con bondad a tu familia santa, redimida con tu sangre.

Tú que prometiste a los que en ti creyeran que manarían de su interior torrentes de agua viva,

 

derrama tu Espíritu sobre todos los hombres.

 

Tú que enviaste a los discípulos a predicar el Evangelio,

haz que los cristianos anuncien tu palabra con fidelidad.

A los enfermos y todos los que has asociado a los sufrimientos de tu pasión,

concédeles fortaleza y paciencia.

Se pueden añadir algunas [Intenciones] libres

Llenos del Espíritu de Jesucristo, acudamos a nuestro Padre común, diciendo:

 

Padre nuestro ………….

ORACIÓN.

Señor, tú que nos has prometido que las fuerzas del mal nunca prevalecerán contra la Iglesia, cimentada sobre la roca de Pedro, haz que, por la intercesión del papa san León Magno, tu pueblo permanezca siempre firme en la verdad y goce de una paz estable y verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSIÓN.

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo maly nos lleve a la vida eterna.
R, Amén.

Fuente: oficiodivino.com

 

Para Leer las Publicaciones

Si deseas recibir diariamente un Mensaje Espiritual

contactarnos

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo  http://bcove.me/oaj776mxEWTN

Lea las Noticias en nuestro paper.li
Beata Juana de Aza
Fraternidad de Laicos Dominicos

https://paper.li/BeatajuanadeA/1457402174

Publicado en laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , | Deja un comentario

San Gregorio Magno, Doctor de la Iglesia (540-604)

San Gregorio Magno, Doctor de la Iglesia

San Gregorio nació alrededor del año 540, siendo sus padres los santos Gordiano y Silvia, nobles cristianos que destacaban por los servicios prestados a la Iglesia.

El Papa San Félix III había sido su tatarabuelo y su padre había estado encargado de los asuntos administrativos de la sede papal. Su casa se encontraba en la zona más noble de la ciudad de Roma, muy cerca del Palatino, del circo Máximo y de las basílicas lateranense, de San Clemente, de los Santos Juan y Pablo y de los Cuatro Santos Coronados.

Su adolescencia transcurrió en el período más oscuro de la historia de la Roma del siglo VI, cuando la ciudad había sido tomada por los ejércitos bizantino y ostrogodo y cuando había estado a punto de ser destruida por el rey Totila. Aprendió gramática, retórica, medicina y derecho, cosa que se nota leyendo sus escritos. Pero casi nada se sabe sobre su formación religiosa, estando claro de todos modos, que en él debieron influir sus santos padres Gordiano y Silvia y sus santas tías paternas Társila y Emiliana. Su propia madre, al morir su padre, abrazó la vida ascética pasando sus últimos años en el retiro de San Sabas en el Aventino.

Con rotundidad no se puede afirmar si siendo joven él sintió lo mismo. Existe un único escrito suyo, dirigido a San Leandro de Sevilla, en el que de alguna forma se lamenta de “haber perdido el tiempo siendo joven, dedicándose más a las cosas mundanas que a las cosas trascendentales

En el año 572 entró como funcionario en el gobierno de Roma y se convirtió en el prefecto de la ciudad, que era el mayor cargo administrativo ya que de él dependían las finanzas, el avituallamiento, la policía, la protección de los edificios públicos, así como las relaciones entre la autoridad civil y la Iglesia. Él era un administrador del emperador bizantino, que tenía un profundo sentido del orden, de la disciplina y del respeto a las leyes.

Durante este tiempo ocurrió el llamado “Cisma de los Tres Capítulos” en el que incurrieron algunos obispos del norte de Italia. Pero él, al mismo tiempo que se dedicaba a estos servicios civiles en la ciudad de Roma, empezó a sentir la necesidad de dedicarse también a las cosas del espíritu por lo que tres años más tarde, como no se había casado, decidió consagrarse a Dios cambiando sus vestiduras por las de monje. Aunque no abandonó la ciudad, se retiró a una casa heredada de su padre, la cual transformó en monasterio y en la cual habían vivido como ermitañas sus propias tías, Santa Társila y Santa Emiliana.

Fundó otros seis monasterios en unos terrenos que tenía en Sicilia y por humildad no quiso ser elegido abad. Se dedicó a llevar una vida tranquila, dedicada a la oración, al ayuno y a la soledad y esto le acarreó un grave problema de estómago que le duró toda su vida. Se dedicó también a leer y estudiar las Sagradas Escrituras y a los exégetas latinos, siendo sus autores preferidos San Agustín y San Jerónimo. Al no saber ni griego ni hebreo, tuvo que leer la versión de la Biblia traducida por San Jerónimo.

En estos años de vida monástica fue madurando su personalidad y se fue formando para en el futuro ser un Papa-monje, pero verdaderamente, muchos datos concretos sobre él en ese tiempo, no se tienen. Sus biógrafos dicen que estuvo tentado de ir el mismo a Inglaterra como misionero, cosa que no hizo aunque si envió a otros.

Resultado de imagen para Papa Pelagio II¿Cuánto le duró este estilo de vida? Con exactitud no se sabe ya que en un año impreciso entre el 579 y el 590, el Papa Pelagio II lo promovió al diaconado con la intención de darle más altas responsabilidades, como la de legado pontificio en Constantinopla. La fidelidad que siempre le había mostrado a la Iglesia, la fortaleza de su carácter, el hecho de renunciar a todo su patrimonio y el conocimiento que tenía acerca de cómo funcionaba la administración bizantina, influyeron para que el Papa tomase esa decisión de enviarlo a Constantinopla. Allí permaneció hasta principios del año 586, siendo legado pontificio pero viviendo como un monje.

En Constantinopla conoció a San Leandro arzobispo de Sevilla.  San Leandro había ido a Constantinopla para conseguir ayuda para la Iglesia Hispana.

En la ciudad imperial encontró tranquilidad, pues había pasado el tiempo de la controversia monofisita, aunque quedaban algunos grupos resistentes en Egipto y en el patriarcado de Antioquia..

Tuvo que combatir los errores del patriarca Eutiquio de Constantinopla que afirmaba que un cuerpo resucitado no tenía la misma identidad que un cuerpo vivo. Discutió con él delante del emperador, el cual apoyó las tesis de Gregorio. Con posterioridad, el patriarca se retractó de sus errores. En Constantinopla tuvo que buscar ayuda militar para contener en Italia la presión ejercida por los longobardos y para evitar golpes de mano en la región de Roma, ciudad que solo tenía policía ciudadana pero que no tenía ejército. Como el emperador estaba en guerra con los persas, todo lo que pudo hacer fue enviar dinero para comprar la alianza de algunos nobles longobardos y del rey Childeberto II y así, se tranquilizaron las cosas.

Como he dicho antes, Gregorio no sabía la lengua griega y en Constantinopla buena parte del clero hablaba esta lengua, por lo que tuvo que tratar preferentemente con personas oriundas de Roma que  hablaban el latín. De todos modos, por su forma de ser, se ganó la estima y amistad de todos, cosa que le valió muchísimo cuando fue elegido Papa.

Como consecuencia de unas lluvias torrenciales e inundaciones ocurridas en Roma a principios del año 590, inundaciones que destruyeron algunos edificios y los almacenes de grano de la ciudad, se originó una epidemia de peste bubónica, lo que originó la muerte del Papa el día 5 de febrero del año 590.

Era necesario elegir rápidamente a un nuevo Papa y el clero, el senado y el pueblo pusieron los ojos en Gregorio, que solo era diácono. El se resistió e incluso llegó a escribir al emperador para que no confirmase su elección, pero el prefecto de la ciudad retuvo la carta escrita por Gregorio y solo envió al emperador y al patriarca de Constantinopla el protocolo de la elección de Gregorio como nuevo Papa. Tuvo que ceder y tuvo que renunciar a su vida monástica dedicándose plenamente a este nuevo ministerio, aunque intentando conciliar la vida activa con la contemplativa.

Fue consagrado el día 3 de septiembre del año 590, dedicándose desde entonces regularmente al ministerio de la predicación ya que decía que este era el primer deber de un obispo. Sus homilías son numerosas y muy célebres. Se dedicó a corregir algunos desórdenes en el clero, los diáconos debían dedicarse al servicio de los pobres, combatió la simonía que estaba muy extendida y reguló los servicios que debían prestarse a la Sede Apostólica. Ejerció activamente no solo como obispo de Roma, sino también como metropolita del resto de la Iglesia. Reguló la elección de los obispos y no consagraba a los nuevos elegidos sin antes haber examinado el proceso de elección y la idoneidad del candidato. Vigilaba que los obispos fuesen diligentes en su ministerio pastoral, reprimiendo los abusos e imponiendo penitencias.

Reordenó las sedes episcopales, instauró los sínodos regionales a fin de que le tuviesen informado sobre la conducta del clero y la vida religiosa del pueblo. Puso orden en la iglesia italiana y prosiguió en este empeño con el resto de las iglesias de Occidente. Es muy grande la información de la que se dispone sobre cómo actuó ante problemas suscitados en numerosísimas regiones eclesiásticas.

San Leandro le había informado en Constantinopla en qué condiciones se encontraba la iglesia hispana bajo el dominio de los visigodos. Cuando Leandro volvió a Sevilla ocurrió el cambio de Leovigildo por Recaredo, el cual se convirtió al catolicismo en el primer año de su reinado. Anteriormente, los visigodos profesaban la herejía arriana como ya hemos escrito cuando hemos tratado de San Isidoro, San Hermenegildo y San Leandro.

El Concilio de Toledo del año 589 consagró la conversión de los visigodos al catolicismo romano. De todo esto, informó San Leandro a San Gregorio y el propio rey Recaredo escribió al Papa demostrándole su devoción y sus sentimientos religiosos. Gregorio le contestó con otra carta en la que le encomendaba a Dios y le enviaba reliquias de mártires romanos. Mediante otras cartas intervino con la autoridad propia de Sumo Pontífice resolviendo algunos problemas planteados en la provincia bética.

Pacificó la iglesia gala, envió misioneros a Inglaterra estableciendo allí una jerarquía al frente de la cual estaba San Agustín como metropolita de Canterbury. Tuvo un trato fraternal con los patriarcas de las cuatro iglesias orientales: Constantinopla, Alejandría, Antioquia y Jerusalén. Mantuvo la autonomía de estas iglesias en cuanto a la elección de sus obispos, confirmando siempre la elección de un nuevo patriarca. Todos los patriarcas reconocían al obispo de Roma como la cabeza de la Iglesia Universal, que solo actuaba en sus jurisdicciones en casos muy excepcionales, cuando se trataba de temas relacionados con la fe. Tuvo especial cuidado en no aparecer ante los patriarcas como una autoridad suprema, sino más bien como un hermano mayor al que recurrir en caso de necesidad.

Se ocupó también de otras cuestiones más terrenales, como las propiedades de la Iglesia. En el siglo VI la Iglesia era la propietaria mayoritaria de todas las tierras italianas; poseía terrenos en Sicilia, Campania, Lacio, Cerdeña, Córcega, Dalmacia, Provenza y aun en África.

Organizó el patrimonio de las iglesias para administrarlo mejor haciendo que los agricultores pudiesen rentabilizar más sus trabajos, mejorando la vida de los colonos agrícolas, recaudando los diezmos que dedicaba al sostenimiento de los hospitales, monasterios e iglesias y en general, al socorro de los más necesitados. Quiso que la administración de los bienes eclesiásticos fuese prudente y rentable, pero al mismo tiempo, justa y misericordiosa.Resultado de imagen para Sepulcro del Santo. Basílica de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia).

Puso al frente de cada región eclesiástica a un subdiácono que administraba los bienes de la iglesia. Esta mejor administración, puso en las manos de Gregorio los medios necesarios para hacer frente a las grandes necesidades de su tiempo: atendía a los necesitados, rescataba a quienes caían en manos de los longobardos, atendía a los refugiados, construyó nuevas iglesias, sostenía a los monasterios más necesitados, a los hospitales y orfanatos, etc. Los bienes de la Iglesia estaban verdaderamente al servicio de los pobres y esto le ocasionó una gran ascendencia e influencia en todas las capas de la sociedad y en el gobierno civil de Roma.

Protegió y promovió la vida monástica y en el campo litúrgico, su obra tuvo una cierta importancia. Se le atribuye la composición de un Sacramentario para el uso papal cuando celebraba misa solemne en la Basílica Lateranense: incluía los formularios de la Misa en las grandes solemnidades del año litúrgico y en las fiestas de los santos celebradas en Roma. Recopiló un Antifonario, ordenó los textos y las melodías que debían interpretarse en cada solemnidad y reorganizó una “schola cantorum” romana. Toda esta obra litúrgica estuvo inspirada en su celo pastoral por el decoro del culto divino.

Fue también escritor fecundo. Su obra literaria tiene un carácter esencialmente práctico, exegeta, moral: “Expositio in beatum Job libri trigésima quinta”, “Homiliae in Evangelia”, “Homiliae in Ezechielem prophetam”, “Moralia”, “Canticum canticorum”, “Corpus Christianorum”, “Liber Regulae Pastoralis”, “Registrum epistolarum”, Dialogi”, etc, etc.

Murió el día 12 de marzo del año 604. Durante su pontificado se hizo llamar “siervo de los siervos de Dios”, título que aún conservan los Papas. Es el único Papa de la Edad Media que ha recibido el nombre de Magno y ha sido no sólo por su excelsa personalidad, sino también por su influencia profunda y duradera en la Iglesia.

Tuvo que trabajar en condiciones dificilísimas, pero su celo incansable, su santidad y su inmensa humanidad hizo que consiguiese grandes resultados.

Recuperó para la Sede Apostólica una posición de preeminencia en el mundo cristiano, tanto en Oriente como en Occidente, impulsó las relaciones con los gobernantes de Bizancio, resolvió el problema de los longobardos en Italia, reorganizó la administración del patrimonio eclesiástico, en fin: reformó la Iglesia.

Aun en vida tuvo fama de santo y esta fama se difundió rápidamente después de su muerte. San Isidoro de Sevilla y San Ildefonso de Toledo le dedicaron palabras de elogio. Fue sepultado en el pórtico de la basílica vaticana, pero cincuenta años más tarde, su cuerpo fue trasladado al interior del templo. Su fiesta se celebraba con una vigilia y ya en el siglo VII su nombre fue incluido en el Martirologio Jeronimiano, en el de Rábano Mauro y posteriormente en el de Adón y en el Martirologio Romano, que lo conmemora el 12 de marzo.

En el año 747 todos los obispos de Inglaterra decretaron celebrar anualmente su fiesta. También todos los martirologios y sinaxarios bizantinos lo incluyeron el 12 de marzo y en el Menologio de Basilio II escrito en el año 984, se encuentra un largo elogio suyo el día 11 de marzo.

Es uno de los cuatro Doctores de la Iglesia de Occidente y su fiesta se sigue celebrando ese día. Lo han pintado y esculpido todos los pintores y escultores de todos los tiempos y sería innumerable el relato de estas obras por mucho que quisiera resumirlo.

Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Deja un comentario

La Dedicación de la basílica de San Juan de Letrán Fiesta Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan  2, 13-22 Comentarios

La Dedicación de la basílica de San Juan de Letrán Fiesta

 

Cuando esta fiesta no cae en domingo, antes del Evangelio se elige una sola de las lecturas siguientes:

He visto el agua que brotaba del templo:
y todos aquellos a quienes alcanzó esta agua
han sido salvados

 

Lectura de la profecía de Ezequiel   47, 1-2. 8-9. 12Resultado de imagen para Lectura de la profecía de Ezequiel   47, 1-2. 8-9. 12

    Un ángel me llevó a la entrada de la Casa, y vi que salía agua por debajo del umbral de la Casa, en dirección al oriente, porque la fachada de la Casa miraba hacia el oriente. El agua descendía por debajo del costado derecho de la Casa, al sur del altar. Luego me sacó por el camino de la puerta septentrional, y me hizo dar la vuelta por un camino exterior, hasta la puerta exterior que miraba hacia el oriente. Allí vi que el agua fluía por el costado derecho.

    Entonces me dijo: «Estas aguas fluyen hacia el sector oriental, bajan hasta la estepa y van a desembocar en el Mar. Se las hace salir hasta el Mar, para que sus aguas sean saneadas. Hasta donde llegue el torrente, tendrán vida todos los seres vivientes que se mueven por el suelo y habrá peces en abundancia. Porque cuando esta agua llegue hasta el Mar, sus aguas quedarán saneadas, y habrá vida en todas partes adonde llegue el torrente.

    Al borde del torrente, sobre sus dos orillas, crecerán árboles frutales de todas las especies. No se marchitarán sus hojas ni se agotarán sus frutos, y todos los meses producirán nuevos frutos, porque el agua sale del Santuario. Sus frutos servirán de alimento y sus hojas de remedio».

Palabra de Dios.

SALMO     Sal 45, 2-3. 5-6. 8-9

Vengan a contemplar las obras del Señor.

El Señor es nuestro refugio y fortaleza,
una ayuda siempre pronta en los peligros.
Por eso no tememos, aunque la tierra se conmueva
y las montañas se desplomen hasta el fondo del mar. R.

Los canales del Río alegran la Ciudad de Dios,
la más santa Morada del Altísimo.
El Señor está en medio de ella: nunca vacilará;
Él la socorrerá al despuntar la aurora. R.

El Señor de los ejércitos está con nosotros,
nuestro baluarte es el Dios de Jacob.
Vengan a contemplar las obras del Señor,
Él hace cosas admirables en la tierra. R.

 

Ustedes son templo de Dios

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto   3, 9c-11. 16-17Resultado de imagen para Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto   3, 9c-11. 16-17

    Hermanos:
    Ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios. Según la gracia que Dios me ha dado, yo puse los cimientos como lo hace un buen arquitecto, y otro edifica encima. Que cada cual se fije bien de qué manera construye. El fundamento ya está puesto y nadie puede poner otro, porque el fundamento es Jesucristo.

    ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. Porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo.

Palabra de Dios.

ALELUIA     2Cro 7, 16

Aleluya.
«Yo he elegido y consagrado esta Casa,
a fin de que mi Nombre resida en ella para siempre»,
dice el Señor
Aleluya

.

EVANGELIO

Se refería al templo de su cuerpo

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan   2, 13-22

    Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio».
    Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura:
    “El celo por tu Casa me consumirá”.
    Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?»
    Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar».
    Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
    Pero Él se refería al templo de su cuerpo.
    Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.

Palabra del Señor.

 

Resultado de imagen para Lansperge el CartujanoLeer el comentario del Evangelio por Lansperge el Cartujano (1489- 1539),  monje, teólogo  Sermón sobre la Dedicación de la Iglesia; Opera omnia, 1, 702s

«Vosotros sois templo de Dios, y el Espíritu de Dios habita en vosotros» (1Co 3,16)

        La dedicación que conmemoramos hoy, se refiere, en realidad, a tres casas. La primera es el santuario material… Si bien es preciso orar en cualquier lugar y no existe realmente ningún lugar donde no se pueda orar. Sin embargo, es algo muy adecuado haber consagrado a Dios, un lugar especial donde todos nosotros, cristianos que formamos esta comunidad, podemos reunirnos, estar y orar a Dios juntos, y obtener así más fácilmente lo que pedimos, gracias a esta oración en común, según la Palabra “si dos o tres de vosotros os ponéis de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en el cielo» (Mt 18,19)…

        La segunda casa de Dios, es el pueblo, la santa comunidad que encuentra su unidad en la iglesia, es decir, vosotros que sois guiados, instruidos y alimentados por un solo pastor u obispo. Esta es la morada espiritual de Dios, donde nuestra iglesia, esta casa de Dios material, es el signo. Cristo se ha construido este templo espiritual para sí mismo… Esta morada está formada por los elegidos de Dios pasados, presentes y futuros, reunidos por la unidad de la fe y de la caridad, en esta Iglesia, una, hija de la Iglesia universal, y que no se ha hecho, por otra parte, más que una con la Iglesia universal. Considerándose parte de las otras iglesias particulares, no es sólo una parte de la Iglesia, como lo son todas las demás Iglesias. Estas iglesias constituyen no obstante todas juntas la única Iglesia universal, Madre de todas las Iglesias… Al conmemorar la dedicación de nuestra iglesia, no hacemos más que recordar, junto con de acciones de gracias, himnos y alabanzas, la bondad que Dios ha manifestado a este pequeño pueblo, llamándolo para que lo conociéramos…

        La tercera casa de Dios, es toda alma santa dedicada a Dios, consagrada a Él por el bautismo, que ha llegado a ser templo del Espíritu Santo y morada de Dios… Cuando celebras la dedicación de esta tercera casa, acuérdate simplemente del favor que has recibido de Dios cuando se te ha elegido para venir habitar en ti por su gracia.

LA GRACIA del Jueves 9 de Noviembre de 2017

Santos del 9 de noviembre

Dedicación de la Basílica de Letrán

Retrato de Dedicación de la Basílica de LetránComo queda patente en las oraciones del día (laudes y vísperas de hoy y vísperas de ayer), hoy 9 de noviembre no es un día cualquiera. Nos encontramos en la celebración de la dedicación de la basílica de San Juan de Letrán, en Roma. El nombre de Letrán le viene del palacio que tenían los “Laterani” en el monte Celio desde el siglo I a quienes la autoridad confiscó sus bienes por atreverse a conspirar contra Nerón. Parece ser que pasó a ser propiedad de Fausta, la esposa de Constantino; aconsejada, según dicen, por Osio de Córdoba, lo donó a los papas para su residencia habitual, como de hecho lo fue a través de bastantes siglos hasta el periodo de Aviñon. Se sabe que ya en el año 313 hubo en ella un sínodo porque la esposa de Constantino lo cedió al papa Milcíades; que el papa Dámaso fue ordenado en ella y que se dedicó el día 9 de Noviembre del año 324, dándole Silvestre el título de “El Salvador“, hasta que en el siglo XIII se le añadieran los de San Juan Bautista y de San Juan Evangelista. Este augusto templo ha sido la sede de muchos concilios -más de veinticinco- desde el siglo IV al XVI y, de ellos, cinco han sido ecuménicos. Allí se firmó, ya en tiempos más cercanos, el Tratado de Letrán, el 11 de marzo de 1929, con el que Pío XI logró la libertad del papa de todo soberano temporal y con ello el libre ejercicio de su misión evangelizadora, firmándolo con Mussolini.

Fuente: evangeliodeldia.org

PUBLICACIONES ANTERIORES 

 

Para comentarios y sugerencias:

 

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo

http://bcove.me/oaj776mx    EWTN

Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , | Deja un comentario

OFICIO DIVINO LAUDES Oración de la mañana TIEMPO ORDINARIO JUEVES DE LA SEMANA XXXI Del Común de la dedicación de una iglesia. 9 de noviembre LA DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN. (FIESTA)

OFICIO DIVINO

beata-juana-de-aza

LAUDES
Oración de la mañana

TIEMPO ORDINARIO
JUEVES DE LA SEMANA XXXI
Del Común de la dedicación de una iglesia.

9 de noviembre

Resultado de imagen para LA DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN. (FIESTA)LA DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN. (FIESTA)

Según una tradición que arranca del siglo XII, se celebra el día de hoy el aniversario de la dedicación de la basílica construida por el emperador Constantino en el Laterano. Esta celebración fue primero una fiesta de la ciudad de Roma; más tarde se extendió a toda la Iglesia de rito romano, con el fin de honrar aquella basílica, que es llamada «madre y cabeza de todas las iglesias de la Urbe y del Orbe», en señal de amor y de unidad para con la cátedra de Pedro que, como escribió san Ignacio de Antioquía, «preside a todos los congregados en la caridad.»

OREMOS HOY: POR LAS INTENSIONES DEL PAPA FRANCISCO, Por Venezuela

Oremos Hoy Por la Cofradía del Rosario en la Parroquia Nuestra Señora el Carmen

Por Su Cumpleaños A

INVOCACIÓN INICIAL

V. Señor abre mis labios
R. Y mi boca proclamará tu alabanza

INVITATORIO

Ant. Venid, adoremos a Cristo, que amó a la Iglesia y se entregó por ella. 

–Salmo 94–

Se recita la antífona que corresponda y la asamblea la repite.

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Se repite la antífona

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Se repite la antífona

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

Se repite la antífona

Ojalá escuchéis hoy su voz:
No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto:
cuando vuestros padres me pusieron a prueba,
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras.

Se repite la antífona

Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso.

Se repite la antífona

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la antífona

Ant. Venid, adoremos a Cristo, que amó a la Iglesia y se entregó por ella

Himno: EL CIELO Y LA TIERRA.

El cielo y la tierra
celebren, aplaudan
a la Iglesia, esposa
sin arruga y mancha.

Descienda a nosotros
la ciudad sagrada,
en que todo es nuevo
y de rica gala.

En piedras preciosas
está cimentada,
y bien construida
en brillos de gracia.

Las piedras preciosas
que están a su entrada
muestran la hermosura
de esta casa santa.

Descienda a nosotros
esta santa casa,
que hizo el rey eterno
para su morada. Amén.

.

SALMODIA

Ant. 1 Mi casa se llama casa de oración

 Salmo 62, 2-9 – EL ALMA SEDIENTA DE DIOS–

Oh Dios!, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansias de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarán jubilosos.

En el lecho me acuerdo de ti
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a las sombras de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostiene.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 1 Mi casa se llama casa de oración.

 

Ant. 2 Bendito eres, Señor, en el templo de tu santa Iglesia.

Cántico: TODA LA CREACIÓN ALABE AL SEÑOR Dn. 3,57-88. 56

Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Angeles del Señor, bendecid al Señor;
cielos, bendecid al Señor.

Aguas del espacio, bendecid al Señor;
ejércitos del Señor bendecid al Señor.

Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor.

Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor.

Rocíos y nevadas bendecid al Señor;
témpanos y hielos, bendecid al Señor.

Escarchas y nieve, bendecid al Señor;
noche y día, bendecid al Señor.

Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
rayos y nubes, bendecid al Señor.

Bendiga la tierra al Señor,
ensálcelo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

Manantiales, bendecid al Señor;
mares y ríos, bendecid al Señor.

Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
aves del cielo, bendecid al Señor.

Fieras y ganados, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
bendiga Israel al Señor.

Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
siervos del Señor, bendecid al Señor.

Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;
santos y humildes de corazón, bendecid al Señor.

Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.

Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
alabado y glorioso y ensalzadlo, por los siglos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2  Bendito eres, Señor, en el templo de tu santa Iglesia.

 

Ant. 3 Cantad al Señor en la asamblea de los fieles.

Salmo 149– ALEGRÍA DE LOS SANTOS

Cantad al Señor un cántico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su creador,
los hijos de Sión por su Rey.

Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca
y espadas de dos filos en las manos:

para tomar venganza de los pueblos
y aplicar el castigo a las naciones,
sujetando a los reyes con argollas,
a los nobles con esposas de hierro.

Ejecutar la sentencia dictada
es un honor para todos sus fieles.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Cantemos el himno de alabanza de todos los santos, de Israel, su pueblo escogido; es un honor para todos sus fieles.

LECTURA BREVE Is 56, 7 

Los traeré a mi monte santo, los alegraré en mi casa de oración; aceptaré sobre mi altar sus holocaustos y sacrificios; porque mi casa es casa de oración y así la llamarán todos los pueblos.

 

 

SEGUNDA LECTURA

 

 

De los Sermones de san Cesáreo de Arlés, obispo. (Sermón 229, 1-3: CCL 104, 905-908)

 

 

 

TODOS, POR EL BAUTISMO, HEMOS SIDO HECHOS TEMPLOS DE DIOS.

 

Hoy, hermanos muy amados, celebramos con gozo y alegría, por la benignidad de Cristo, la dedicación de este templo; pero nosotros debemos ser el templo vivo y verdadero de Dios. Con razón, sin embargo, celebran los pueblos cristianos la solemnidad de la Iglesia madre, ya que son conscientes de que por ella han renacido espiritualmente. En efecto, nosotros, que por nuestro primer nacimiento fuimos objeto de la ira de Dios, por el segundo hemos llegado a ser objeto de su misericordia. El primer nacimiento fue para muerte; el segundo nos restituyó a la vida. 

Todos nosotros, amadísimos, antes del bautismo fuimos lugar en donde habitaba el demonio; después del bautismo nos convertimos en templos de Cristo. Y, si pensamos con atención en lo que atañe a la salvación de nuestras almas, tomamos conciencia de nuestra condición de templos verdaderos y vivos de Dios. Dios habita no sólo en templos levantados por los hombres ni en casas hechas de piedra y de madera, sino principalmente en el alma hecha a imagen de Dios y construida por él mismo, que es su arquitecto. Por esto dice el apóstol Pablo: El templo de Dios es santo: ese templo sois vosotros.

Y, ya que Cristo, con su venida, arrojó de nuestros corazones al demonio para prepararse un templo en nosotros, esforcémonos al máximo, con su ayuda, para que Cristo no sea deshonrado en nosotros por nuestras malas obras. Porque todo el que obra mal deshonra a Cristo. Como antes he dicho, antes de que Cristo nos redimiera éramos casa del demonio; después hemos llegado a ser casa de Dios, ya que Dios se ha dignado hacer de nosotros una casa para sí.

Por esto, nosotros, carísimos, si queremos celebrar con alegría la dedicación del templo, no debemos destruir en nosotros, con nuestras malas obras, el templo vivo de Dios. Lo diré de una manera inteligible para todos: debemos disponer nuestras almas del mismo modo como deseamos encontrar dispuesta la iglesia cuando venimos a ella.

¿Deseas encontrar limpia la basílica? Pues no ensucies tu alma con el pecado. Si deseas que la basílica esté bien iluminada, Dios desea también que tu alma no esté en tinieblas, sino que sea verdad lo que dice el Señor: que brille en nosotros la luz de las buenas obras y sea glorificado aquel que está en los cielos. Del mismo modo que tú entras en esta iglesia, así quiere Dios entrar en tu alma, como tiene prometido: Habitaré en medio de ellos y andaré entre ellos.

RESPONSORIO BREVE

V. Grande es el Señor y muy digno de alabanza.
R. Grande es el Señor y muy digno de alabanza.

V. En la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo.
R. Y muy digno de alabanza.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Grande es el Señor y muy digno de alabanza

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant.Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.” Él bajó en seguida, y lo recibió muy contento, “Hoy Dios ha dado la salvación a esta casa.”.

Cántico de Zacarías. EL MESÍAS Y SU PRECURSOR Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

 

Ant. Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa.” Él bajó en seguida, y lo recibió muy contento, “Hoy Dios ha dado la salvación a esta casa.”.


PRECES.

Como piedras vivas, edificadas sobre Cristo, la piedra escogida, oremos al Padre todopoderoso por su Iglesia amada, y confesemos nuestra fe en ella diciendoe:

 

Ésta es la casa de Dios y puerta del cielo.

 

Padre del cielo, tú que eres el labrador de la vid, guarda, purifica y acrecienta tu viñas,

haciendo que sus sarmientos llenen toda la tierra.

 

Pastor eterno, protege y acrecienta tu rebaño,

y haz que todas las ovejas se reúnan en un solo redil bajo el cayado del único pastor, Jesucristo, tu Hijo.

 

Sembrador todopoderoso, siembra la Palabra en tu campo,

y haz que de frutos del ciento por uno para la vida eterna.

 

Arquitecto prudente, santifica tu familia, que es la Iglesia,

y haz que aparezca ante el mundo como ciudad celestial, esposa sin tacha y Jerusalén de cielo.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Terminemos nuestra oración con las palabras que Cristo nos enseñó:

Padre nuestro…

ORACIÓN

Señor, tú que con piedras vivas y elegidas edificas el templo eterno de tu gloria: acrecienta los dones que el Espíritu ha dado a la Iglesia para que tu pueblo fiel, creciendo como cuerpo de Cristo, llegue a ser la nueva y definitiva Jerusalén. Por nuestro Señor
Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Fuente: oficiodivino.com

Para Leer las Publicaciones

 

 

Si deseas recibir diariamente un Mensaje Espiritual

contactarnos

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTN en vivo  http://bcove.me/oaj776mxEWTN

Lea las Noticias en nuestro paper.li
Beata Juana de Aza
Fraternidad de Laicos Dominicos

https://paper.li/BeatajuanadeA/1457402174

Publicado en laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , | Deja un comentario

 MIÉRCOLES  TRIGESIMOPRIMERA SEMANA Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas  14, 25-33 Comentarios

 

MIÉRCOLES  TRIGESIMOPRIMERA SEMANA


Año impar

El amor es la plenitud de la ley

 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma     13, 8-10
 
    Hermanos:
    Que la única deuda con los demás sea la del amor mutuo: el que ama al prójimo ya cumplió toda la Ley. Porque los mandamientos: “No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no codiciarás“, y cualquier otro, se resumen en este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo“.

    El amor no hace mal al prójimo. Por lo tanto, el amor es la plenitud de la Ley.

 
Palabra de Dios.

SALMO 

    Sal 111, 1-2. 4-5. 9
 
R. Feliz el que se compadece y da prestado.
 
O bien:
 
Aleluya.
 
Feliz el hombre que teme al Señor
y se complace en sus mandamientos.
Su descendencia será fuerte en la tierra:
la posteridad de los justos es bendecida. R.
 
Para los buenos brilla una luz en las tinieblas:
es el Bondadoso, el Compasivo y el Justo.
Dichoso el que se compadece y da prestado,
y administra sus negocios con rectitud. R.
 
El da abundantemente a los pobres:
su generosidad permanecerá para siempre,
y alzará su frente con dignidad.
Feliz el hombre que teme al Señor. R.

 
 
ALELUYA     1Pe 4, 14

 
Aleluya.

Felices si son ultrajados por el nombre de Cristo,
porque el Espíritu de Dios reposa sobre ustedes.
Aleluya.

 
 
EVANGELIO

El que no renuncia a todo lo que posee
no puede ser mi discípulo

 

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas   14, 25-33
 
    Junto con Jesús iba un gran gentío, y él, dándose vuelta, les dijo: Cualquiera que venga a mí y no me ame más que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo. El que no carga con su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.
    ¿Quién de ustedes, si quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qué terminarla? No sea que una vez puestos los cimientos, no pueda acabar y todos los que lo vean se rían de él, diciendo: «Éste comenzó a edificar y no pudo terminar».
    ¿Y qué rey, cuando sale en campaña contra otro, no se sienta antes a considerar si con diez mil hombres puede enfrentar al que viene contra él con veinte mil? Por el contrario, mientras el otro rey está todavía lejos, envía una embajada para negociar la paz.
    De la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

 
Palabra del Señor.

 

Leer el comentario del Evangelio por San Basilio (c. 330-379), monje y obispo de Cesárea en Capadocia, doctor de la Iglesia Grandes Reglas monásticas; cuestión 8

No anteponer nada a Cristo

     Nuestro Señor Jesucristo ha dicho a todos, en diferentes ocasiones y dando diversas pruebas: “Si alguno quiere venir detrás de mi, que se renuncie a sí mismo, tome su cruz y me siga”; y además: “El que de entre vosotros no renuncie a todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo”. Nos parece, pues, exigir la renuncia más completa… “Donde está tu tesoro, dice en otra parte, allí está tu corazón” (Mt 6,21). Si nosotros, pues, nos reservamos bienes terrestres o algo perecedero, nuestro espíritu permanece atascado en ellos como en el barro. Entonces es inevitable que nuestra alma sea incapaz de contemplar a Dios y se vuelve insensible a los deseos y fulgores del cielo y de los bienes que se nos han prometido. No podremos obtener estos bienes más que si los pedimos sin cesar, con un ardiente deseo que, por otra parte, hará ligero el esfuerzo necesario para alcanzarlos.

    Renunciarse es, pues, desatar los lazos que nos atan a esta vida terrestre y pasajera, liberarse de las contingencias humanas, a fin de hacernos más aptos para caminar por el camino que conduce a Dios. Es liberarse de los impedimentos a fin de poseer y usar los bienes  que son “mucho más preciosos que el oro y la plata(Sl 18,11). Y para decirlo del todo, renunciarse es transportar el corazón humano a la vida del cielo, de tal manera que se pueda decir: “Nuestra patria está en el cielo” (Flp 3,20). Y, sobre todo, es empezar a ser semejante a Cristo, que por nosotros se hizo pobre, él que era rico (2C 8,9). Debemos asemejarnos a él si queremos vivir según el Evangelio.

LA GRACIA del Miércoles 8 de Noviembre de 2017,

Santos del 8 de noviembre

 

Beato Juan Duns Escoto

 En Colonia, de la Lotaringia, en Germania, beato Juan Duns Escoto, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, el cual, oriundo de Escocia, enseñó las disciplinas filosóficas y teológicas en Cantorbery, Oxford, París y, finalmente, en Colonia, como maestro preclaro de sutil ingenio y fervor admirable. Se le llama doctor sutil y mariano

Fuente: evangeliodeldia.org

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie e interior

 

 

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie y boda

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie y boda

 

 

PUBLICACIONES 

Para comentarios y sugerencias:

 

Fraternidad Beata Juana de Aza
 
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza
@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

acihttps://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTNEWTN en vivo

http://bcove.me/oaj776mx   

 

Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado , | Deja un comentario

LAUDES (Oración de la mañana) Laudes Miércoles III semana De la Feria. Salterio III 8 de noviembre

LAUDES

(Oración de la mañana)

Laudes Miércoles

III semana

De la Feria. Salterio III

8 de noviembre

 

INVITATORIO

OREMOS  HOY POR Su Cumpleaños A:

V. Señor, abre mis labios.
R. Y mi boca proclamará tu alabanza.

Ant Adoremos a Dios, porque él nos ha creado.

–Salmo 66–

Se recita la antífona que corresponda y la asamblea la repite.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.

Se repite la antífona

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

Se repite la antífona

Que canten de alegría las naciones,
porque riges al mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra.

Se repite la antífona

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

Se repite la antífona

La tierra ha dado su fruto,
nos bendice el Señor, nuestro Dios.
Que Dios nos bendiga, que le teman
hasta los confines del orbe.

Se repite la antífona

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Se repite la antífona

Ant Adoremos a Dios, porque él nos ha creado.

Himno: DETENTE, AURORA DE ESTE NUEVO DÍA.

¡Detente, aurora de este nuevo día,
refleja en mis pupilas tu paisaje!
Mensajera de amor, es tu equipaje
la hermosura hecha luz y profecía.

¡Detente, aurora, dulce epifanía,
rostro de Dios, qué bello es tu mensaje!
Quédeme tu amor mi amor que va de viaje
en lucha, y en trabajo y alegría.

Avanzamos, corremos fatigados,
mañana tras mañana enfebrecidos
por la carga de todos los pecados.

Arrópanos, Señor, con la esperanza;
endereza, Señor, los pies perdidos,
y recibe esta aurora de alabanza. Amén.

SALMODIA

Ant. 1 Alegra el alma de tu siervo, pues levanto mi alma hacia ti, Señor.

Salmo 85–ORACIÓN DE UN POBRE ANTE LAS DIFICULTADES.

Inclina tu oído, Señor; escúchame,
que soy un pobre desamparado;
protege mi vida, que soy un fiel tuyo;
salva a tu siervo, que confía en ti.

Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor,
que a ti te estoy llamando todo el día;
alegra el alma de tu siervo,
pues levanto mi alma hacia ti;

porque tú, Señor, eres bueno y clemente,
rico en misericordia con los que te invocan.
Señor, escucha mi oración,
atiende a la voz de mi súplica.

En el día del peligro te llamo,
y tú me escuchas.
No tienes igual entre los dioses, Señor,
ni hay obras como las tuyas.

Todos los pueblos vendrán
a postrarse en tu presencia, Señor,
bendecirán tu nombre:
Grande eres tú, y haces maravillas;
tú eres el único Dios.

Enséñame, Señor, tu camino, 
para que siga tu verdad;
mantén mi corazón entero
en el temor de tu nombre.

Te alabaré de todo corazón, Dios mío;
daré gloria a tu nombre por siempre,
por tu grande piedad para conmigo,
porque me salvaste del abismo profundo.

Dios mío, unos soberbios se levantan contra mí,
una banda de insolentes atenta contra mi vida,
sin tenerte en cuenta a ti.

Pero tu, Señor, Dios clemente y misericordioso,
lento a la cólera, rico en piedad y leal,
mírame, ten compasión de mí.

Da fuerza a tu siervo,
salva al hijo de tu esclava,
dame una señal propicia,
que la vean mis adversarios y se avergüencen,
porque tú, Señor, me ayudas y consuelas.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Dichoso el hombre que procede con justicia y habla con rectitud.

Cántico: DIOS JUZGARÁ CON JUSTICIA Is 33, 13-16

Los lejanos, escuchad lo que he hecho;
los cercanos, reconoced mi fuerza.

Temen en Sión los pecadores,
y un temblor se apodera de los perversos:
¿Quién de nosotros habitará un fuego devorador,
quién de nosotros habitará una hoguera perpetua?“.

El que procede con justicia y habla con rectitud
y rehusa el lucro de la opresión;
el que sacude la mano rechazando el soborno
y tapa su oído a propuestas sanguinarias,
el que cierra los ojos para no ver la maldad:
se habitará en lo alto,
tendrá su alcázar en un picacho rocoso,
con abasto de pan y provisión de agua.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 2 Dichoso el hombre que procede con justicia
y habla con rectitud.

 

Ant. 3 Aclamad al Rey y Señor.

-–Salmo 97-  EL SEÑOR, JUEZ VENCEDOR

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera,
gritad, vitoread, tocad:

tocad la cítara para el Señor,
suenen los instrumentos:
con clarines y al son de trompetas
aclamad al Rey y Señor.

Retumbe el mar y cuanto contiene,
la tierra y cuantos la habitan;
aplaudan los ríos, aclamen los montes 
al Señor, que llega para regir la tierra.

Regirá el orbe con justicia
y los pueblos con rectitud.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. 3 Aclamad al Rey y Señor.

 

LECTURA BREVE Jb 1,21; 2,10b

Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré a él. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor. Si aceptamos de Dios los bienes, ¿no vamos a aceptar los males?

Catequesis de san Cirilo de Jerusalén, obispoSEGUNDA LECTURA

 

De las Catequesis de san Cirilo de Jerusalén, obispo
(Catequesis 5, Sobre la fe y el símbolo, 10-11: PG 33, 518-519)

LA FE REALIZA OBRAS QUE SUPERAN LAS FUERZAS HUMANAS

La fe, aunque por su nombre es una, tiene dos realidades distintas. Hay, en efecto, una fe por la que se cree en los dogmas y que exige que el espíritu atienda y la voluntad se adhiera a determinadas verdades; esta fe es útil al alma, como lo dice el mismo Señor: El que escucha mi palabra y cree en aquel que me ha enviado tiene vida eterna y no incurre en condenación; y añade: El que cree en el Hijo no está condenado, sino que ha pasado ya de la muerte a la vida.

¡Oh gran bondad de Dios para con los hombres! Los antiguos justos, ciertamente, pudieron agradar a Dios empleando para este fin los largos años de su vida; mas lo que ellos consiguieron con su esforzado y generoso servicio de muchos años, eso mismo te concede a ti Jesús realizarlo en un solo momento. Si, en efecto, crees que Jesucristo es el Señor y que Dios lo resucitó de entre los muertos conseguirás la salvación y serás llevado al paraíso por aquel mismo que recibió en su reino al buen ladrón. No desconfíes ni dudes de si ello va a ser posible o no: el que salvó en el Gólgota al ladrón a causa de una sola hora de fe, él mismo te salvará también a ti si creyeres.

La otra clase de fe es aquella que Cristo concede a algunos como don gratuito. A unos es dado por el Espíritu el don de sabiduría; a otros el don de ciencia en conformidad con el mismo Espíritu; a unos la gracia de la je en el mismo Espíritu; a otros la gracia de curaciones en el mismo y único Espíritu.

Esta gracia de fe que da el Espíritu no consiste solamente en una fe dogmática, sino también en aquella otra fe capaz de realizar obras que superan toda posibilidad humana; quien tiene esta fe puede decir a un monte:«.Vete de aquí a otro sitio», y se irá. Cuando uno, guiado por esta fe, dice esto y cree sin dudar en su corazón que lo que dice se realizará, entonces este tal ha recibido el don de esta fe.

Es de esta fe de la que se afirma: Si tuvieseis fe, como un grano de mostaza. Porque así como el grano de mostaza, aunque pequeño en tamaño, está dotado de una fuerza parecida a la del fuego y, plantado aunque sea en un lugar exiguo, produce grandes ramas hasta tal punto que pueden cobijarse en él las aves del cielo, así también la fe, cuando arraiga en el alma, en pocos momentos realiza grandes maravillas. El alma, en efecto, iluminada por esta fe, alcanza a concebir en su mente una imagen de Dios, y llega incluso hasta contemplar al mismo Dios en la medida en que ello es posible; le es dado recorrer los límites del universo y ver, antes del fin del mundo, el juicio futuro y la realización de los bienes prometidos.

Procura, pues, llegar a aquella fe que de ti depende y que conduce al Señor a quien la posee, y así el Señor te dará también aquella otra que actúa por encima de las fuerzas humanas.

 

RESPONSORIO BREVE

V. Inclina, Señor, mi corazón a tus preceptos.
R. Inclina, Señor, mi corazón a tus preceptos.

V. Dame vida con tu palabra
R. Inclina, Señor, mi corazón a tus preceptos.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Inclina, Señor, mi corazón a tus preceptos.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Realiza, Señor, con nosotros la misericordia y recuerda tu santa alianza.

Cántico de Zacarías. EL MESÍAS Y SU PRECURSOR Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo,
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con
nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos, 
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Realiza, Señor, con nosotros la misericordia y recuerda tu santa alianza.

 

PRECES.

Invoquemos a Cristo, que se entregó a sí mismo por la Iglesia, y le da alimento y calor, diciendo:

Acuérdate, Señor, de tu Iglesia.

Bendito sea, Señor, Pastor de la Iglesia, que nos vuelves a dar hoy la luz y la vida;

haz que sepamos agradecerte este magnífico don.

Mira con amor a tu grey, que has congregado en tu nombre;

haz que no se pierda ni uno solo de los que el Padre te ha dado.

Guía a tu Iglesia por el camino de tus mandatos,

y haz que el Espíritu Santo la conserve en la fidelidad.

Que tus fieles, Señor, cobren nueva vida participando en la mesa de tu pan y de tu palabra,

para que, con la fuerza de este alimento, te sigan con alegría.

Se pueden añadir algunas [Intenciones] libres

Concluyamos nuestra oración diciendo juntos las palabras de Jesús, nuestro Maestro:

Padre nuestro ………….

ORACIÓN.

Señor Dios, que nos has creado con tu sabiduría y nos gobiernas con tu providencia, infunde en nuestras almas la claridad de tu luz, y haz que nuestra vida y nuestras acciones estén del todo consagradas a ti. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CONCLUSIÓN.

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R, Amén.

Fuente: oficiodivino.com

 

PUBLICACIONES ANTERIORES 

 

Para comentarios y sugerencias:

Fraternidad Beata Juana de Aza
beatajuanade222@gmail.com

En Twitter:

Beata Juana de Aza

@BeatajuanadeA

Lea las Noticias de ACIPRENSA

 https://www.aciprensa.com

VEA A EWTN

EWTNEWTN en vivo

http://bcove.me/oaj776mx

 

 

Publicado en Evangelio de hoy, laudes, Noticias, Oficio Divino, Padres Iglesia, Papa, Santo Dominicos, Santos del Día | Etiquetado | Deja un comentario